viernes, 28 de enero de 2011

Colectivo 33

Wikio

martes, 25 de enero de 2011

Editorial y programa nº 52 en versión TV: Cuestión de opinión


Cualquiera que permanezca atento a los medios de difusión habituales, habrá podido observar la secuencia de acontecimientos - también habitual en estos casos - durante las últimas semanas e incluso meses: libertad de determinados personajes con cualquier excusa – atender a una madre necesitada inexistente, por ejemplo, o acudir a tratamientos de fecundación -,  comunicado de ETA insuficiente; respuesta del Ejecutivo afirmando que la puerta está cerrada; un par de detenciones de poca monta que acrediten “la firme voluntad del gobierno de acabar con ETA por medio policiales”; excarcelaciones, en paralelo, y acercamientos múltiples previos – como los del verano pasado en aquella prisión en que, recordarán, “ya no hay presos de ETA”; internacionalización del proceso mediante la firma de manifiestos a través de supuestos "mediadores internacionales” ; invitaciones a la concordia y a la comprensión, como las declaraciones de Patxi López pidiendo la renuncia a que “una mitad de la sociedad vasca venza a la otra mitad”; curas - siempre atentos estos curas vascos y vascas – pidiendo “respeto a los derechos humanos de los etarras detenidos”; reuniones en el Palacio de la Moncloa para hablar con los agentes políticos del “final de ETA”; revocaciones de sentencias sobre medidas - otrora celebradas - relativas a la legalidad de los periódicos de ETA - que por lo visto ya no son de ETA - filtraciones y entrevistas de sus “representantes políticos” como las de Otegui – el conocido "hombre de paz" - “ante la pasividad de Rubalcaba”, dando datos de las reuniones mantenidas hasta la fecha, para que cale en la sociedad y, por supuesto, un nuevo comunicado de ETA, más completito pero sin nada nuevo, principio de su propia campaña electoral, que sirva a la vez para disfrutar del acceso a las instituciones y, por su puesto, a la pasta institucional y, por otro lado, para que Zapatero pueda presentar algún elemento positivo – o supuestamente positivo – antes de las generales de 2012.

Para ello, previamente vienen los famosos mensajes de las togas embarradas: ayer la Audiencia Nacional, una vez más fiel al polvo del camino, absolvió a los 20 miembros de la cúpula de Batasuna porque ahora “ya no está tan probado que ETA y Batasuna sean lo mismo, se desvíen dinero o pronuncien otra cosa que opiniones cuando no condenas atentados”. Paso éste, en todo caso, imprescindible para que se cumpla el planteamiento de Pérez Rubalcaba de “bombas o votos”.

Vaya por delante que no engañan a nadie, que no se lo creen ni ellos mismos y que negociar, pactar y decidir los “tempos” lo han hecho siempre y todos.

Hoy, precisamente, recordamos el aniversario de la muerte del Teniente Coronel Blanco enfrente de mi casa, por cierto, en La Virgen del Puerto. Fue el primer asesinado tras la tregua de ETA del 98 - la de Aznar - como el atentado de la T4, con sus dos muertos, fue el primero tras la última negociación, nunca abandonada, de Zapatero.

Lo hemos repetido hasta la saciedad y lo seguiremos diciendo siempre desde este
programa: El fin de ETA no es el fin de los asesinatos. Los asesinatos son una consecuencia de su bastarda existencia, de su deseo de imponer una dictadura marxista a una parte de España, convertida en nación imaginaria por sus mentes perversas. El fin de ETA es la derrota de ETA y pasa por el reconocimiento perpetuo a la memoria de sus víctimas; por el cumplimiento íntegro de sus penas máximas, por la petición pública de perdón – que no implica concesión del mismo hasta cumplir con la sociedad ofendida – por el resarcimiento de sus víctimas, pero sobre todo, pasa por la victoria del pueblo español sobre sus planteamientos secesionistas, sobre sus intentos permanentes de asesinar, no sólo españoles, por el hecho de serlo, sino a la propia España. Ese es el único fin de ETA y por tanto, Rubalcaba, no es votos o bombas. Es España entera o no es nada.

Pero analizando estos hechos no he podido evitar encontrar odiosas comparaciones que me hacer sentir verdadera repugnancia de este Sistema.

Resulta que cuando los diarios de ETA ya no son diarios de ETA, cuando los dirigentes de su cúpula ya no son dirigentes de su cúpula y cuando la condena o no de la violencia es una simple cuestión de opinión, un librero y próximamente tres editores y libreros más entran en prisión no por sus opiniones, sino por las de los demás.

No por lo que dicen, sino por lo que cuestionan. No por lo que cuentan, sino por lo que impiden que nos hurten a los demás. Pedro Varela ya dentro, y próximamente Juan Antonio, Carlos, Ramón y Oscar, van a entrar en prisión por tener una opinión propia, que no merece el mismo respeto a los tribunales, que les merece las opiniones de la “Udalbiltza”.

Por eso nos importa una higa este sistema, este régimen y esta democracia, que tiene de democracia lo que la Audiencia Nacional de juzgado justo e imparcial.

Ignoro si nuestro invitado de hoy terminará también en esa senda. No por lo que opina, pues en realidad ninguno de estos nuevos inquisidores ha leído una línea de lo que condenan, sino por aquello de lo que habla en sus libros con rigor, con conocimiento y con libertad.

Mucho no gustará a los inquisidores y quién sabe si terminará sometido a la nueva ley de censura que prepara estos días el gobierno, para borrar su pasado y su presente.

Pero no será aquí donde no tenga palabra. No en La Gran Esperanza. Aquí hablaremos de la Verdad, en Libertad. Pese a quien pese. Acomódense y escúchennos.

Wikio

jueves, 13 de enero de 2011

Homenaje a Juan Ignacio (Edición vídeo definitiva)


La Gran Esperanza 51 "especial Juan Ignacio 3"

Tres han sido los trabajos de edición y montaje que nuestro productor ha tenido que acometer, hasta darnos por satisfechos con la versión definitiva del programa. Con los medios y los recursos actuales es lo que hemos logrado hacer. Esperamos que el trabajo merezca la pena, os guste y permanezca en vuestras retinas y vuesrtras menmorias para siempre. ¡Juan Ignacio González! ¡Presente!

Wikio