Entradas

Mostrando entradas de 2015

Grabación en "Canal Resistencia"de la presentación de Malditos entre los olvidados

Imagen

Malditos entre los olvidados.

Imagen
Mi intervención durante la presentación del libro en "Reconquista"
El día en que conmemorábamos el aniversario del asesinato de Matías Montero, en 2011, tuve la fortuna de participar activamente en la presentación de un libro, precursor de este - y del mismo autor - que lleva por título “De cada cuatro cayeron tres”, de Editorial Barbarroja. Andaba entonces yo comprometido con un proyecto al que dedicamos cientos de horas, y que no fue otro que la realización semanal de un programa de Radio Televisión por internet que llevó por título "La Gran Esperanza, la Voz de la Falange".
Había caído en desgracia - por las mismas cosas de siempre - desde la antigua Radio Inter - donde nació - a la triple "W" de la internet: la incomodidad que causábamos a los medios de derechas, recién llegados al grupo de la mano de La Gaceta, la triste apatía que caracteriza a los que frecuentemente agrupamos bajo el adjetivo “camaradas”, en sentido amplio, la falta de medios para sos…

LA HORA DE LOS BELLACOS, LA HORA DE LOS VALIENTES

Imagen
Que la época que nos ha tocado vivir se caracteriza fundamentalmente por la miseria moral de su clase dirigente, ya sea política, intelectual, social o empresarial, es un hecho que ofrece pocas dudas y, por tanto poca discusión.
Que como consecuencia de ello, la mentira, la falsedad, el invento, la tergiversación, la manipulación, la corrupción y el engaño son la moneda de cambio habitual y el mecanismo de conquista de voluntades es también un hecho, aunque éste - en el país del relativismo moral perpetuo, que lidera el ranquin de zafiedades y ediciones de “Gran Hermano”, y que supera en índice de audiencia, en la principal franja horaria, cualquier otro programa por goleada – siendo indiscutible,no será fácilmente reconocido por sus víctimas, entre otras cosas porque son las mismas que disfrutan de ese y otros vertederos intelectuales y que, de cuando en cuando, deciden con su sopesado, sesudo y democrático voto, quiénes han de gobernarnos, de qué manera han de hacerlo y a quién corre…