Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Los iguales clarito delante

Imagen
Recuerdo un viejo chiste, si se le puede llamar así, que jugaba con la paradoja americana de la igualdad – racial en este caso – referida a la forma de sentarse y distribuirse en los autobuses, donde la discriminación impedía que blancos y negros viajaran juntos, y compartieran asientos. En el chiste el conductor se ponía en pie y afirmaba rotundo: “aquí ya no hay blancos y negros; a partir de ahora somos todos azules: ¡A ver!Los azules oscuro que pasen de pie al fondo y los azules clarito, que se sienten delante”.
Esa es la sensación que tiene uno cuando cada día se despacha con las noticias que desgranan los escandalosos tratos de favor que los poderosos obtienen de los políticos y los políticos de sí mismos, que para eso son también muy poderosos.

Que el ex banquero Alfredo Sáenz es un delincuente no lo digo yo. Lo dice una sentencia clarísima que determinó, entre otras cosas, su responsabilidad en la fabricación de pruebas falsas contra sus clientes con el objeto de cobrar determina…

Entrevista en Sierra Norte Digital, de reciente aparición

Imagen
Más de un año después de mi última entrada, regreso a mi abandonado blog para publicar la entrevista que la redacción de Sierra Norte Digital acaba de realizarme y ha publicado en sus páginas, en  las cuales colaboraré periódicamente. Mis acontecimientos personales y profesionales me han tenido alejado de esta bendita costumbre de escribir lo que pienso, y de aportar mis opiniones, así como de la mayoría de mis actividades de orden político, desde que, con el cansancio propio de quien ha trabajado duro, en un duro proyecto como fue el programa "La Gran Esperanza", buscara y dedicara tiempo para ocuparme de todo lo que había dejado medio abandonado a mi espalda, y de lo cual depende nada menos que mi sustento económico y moral y el de toda mi familia: mi familia, mi trabajo y mis negocios, que son además el medio de supervivencia de un nutrido grupo de familias que pelean la misma guerra que yo, abordo del mismo barco empresarial. Quiero disculparme pues, por mi obligada aus…