lunes, 28 de junio de 2010

España, una gran historia para los más pequeños

Ya los tuvimos en La Gran Esperanza en el programa número 37. Estuvieron los tres, aunque sólo dos estuvieron a tiempo de estar en el aire. Pero finalmente nos acompañaron los tres autores y ya entonces empezamos a pergeñar una presentación pública de su magnífica idea, su comic histórico para los más pequeños, su material didáctico para que olvidar la historia sea un acto voluntario y doloso, porque excusas no quedarán... ni para los más pequeños.

Finalmente, el próximo viernes 2 de julio, a la 20.30 horas presentarán al público su obra remozada, gracias al acuerdo editorial firmado con Ciudadela libros, que ahora alcanzará todos los hogares desde distribuidores como Criteria libros o nosotros mismos, en La Falange. Nueva edición, nueva portada, y un precio de 19 €. Una oportunidad estupenda para que los autores dediquen ejemplares, tas su recientemente concluido paso por la Feria del Libro, en la presentación que tendrá lugar el viernes, 2 de julio, a las 20.30, en la Hermandad de la Vieja Guardia.

Wikio

viernes, 25 de junio de 2010

Tiene que perder "la roja"


Es imprescindible. Tiene que perder la roja. Y además debe hacerlo por cuantos más goles mejor, por si acaso. Aunque siento que si pierde la roja, el que se apuntará el tanto será Rodríguez Zapatero, que para estas cosas está siempre a la que salta, dispuesto a hacerse una fotito para el futuro y sobre todo, dispuesto a aparecer como el gran triunfador, el Gran Timonel del Gobieno de España. Y es que si pierde la roja, acabará la crisis, la huelga se desconvocará, la reforma laboral será pecata minuta, la alegría volverá a nuestros hogares maltrechos, la cola del paro cantará ¡oé!, ¡oé!, ¡oé!, los 9 millones de pobres de España mitigarán los crujidos de sus estómagos y la lesgislatura alcanzará el final del viaje sin contratiempos. Somos así. Cualquier cosita nos vale. ¡Para que luego nos digan que la religión es el opio del pueblo!. O que Franco hacía carreteras y 600 para que se matase la gente los fines de semana, pantanos para que se ahogaran y fútbol para los que no salían. Es decir, para que todos estuviéramos idiotizados el máximo tiempo posible. Sí, sí, que esto lo he oído y leído yo. ¡Con dos webs!

Pero el fútbol de ahora es otra cosa. Es un asunto de Estado. Forma parte del Bien Común y del Interés General, no como antes y, desde luego, tiene un efecto innegable en la economía. Sobre todo en la de los jugadores, represetantes, directivos, clubes, televisiones y patrocinadores publicitarios, que se forran a costa de nuestra innegable necesidad de fútbol. Al fin y al cabo, presumiblemente, todos ellos formarán parte del privilegiado colectivo de los billetes de 500 euros, del principado de Lichtenstein y de la lista de Suiza, es decir, de todos los que se llevan la pasta fuera de España, sin tributar, escamoteandola al fisco, delinquiendo, en una palabra; contribuyendo a que las arcas del Estado se terminen nutriendo de aquellos a los que sí tiene cogidos por los webs - que no son otros que los funcionarios, los jubilados, los autónomos, los contribuyentes pelaos - mientras - eso sí - ahora se les hace planes de regularización voluntaria que les exime de pagar... ¡hasta el 75% de la deuda tributaria! ¡Manda más webs! ¿Cuando fue la última vez que recibí una paralela de Hacienda sugiriéndome a mí que regularizara mi declaración de la renta de forma voluntaria?... Déjenme pensar..... ¡Ah!, Sí.. ¡jamás!, pero es que no todos somos iguales....

Y efectivamente no todos somos iguales. Algunos no nos enfundamos la bandera española sólo para ir al futbol. Creemos en este país nuestro, lo mismo que si fuera una patria. Todo el tiempo. Con el dolor de sus gentes y con sus cada vez menos frecuentes alegrías. Y se nos distingiue muy fácil: para empezar no evadimos capitales y, desde luego, no llamamos a la Selección Española la roja.

Por eso, esta tarde, aunque se apunte el trinufo el gran timonel, yo espero que pierda la roja y gane la española. Porque a mi me gusta el fútbol y me gusta que gane España. Porque los triunfos deportivos son también un poco de todos, mientras no nos creamos que son otra cosa que eso: deporte.

Porque la roja es la de Chile. La nuestra, la de la furia, es símlemente o nada menos que la Selección Española. Y no necesita más colores que los rojigualdas. Y porque cuantos más entendamos - y más pronto lo hagamos -que la roja - este sí - es un invento político-mediático-mercadotécnico del Gran Timonel, un opio real suministrado por el Sistema para perpetuarse, más cerca estaremos de darle una patada en donde la espalda pierde su casto nombre... y empieza el rabo rojo.

Y porque rojas, rojas, ya no quedan. Sé que algunos pensarán que quedan la Pajín y la Aído, pero si esas son rojas, yo soy bombero torero.

¡Aupa España!

jueves, 24 de junio de 2010

Cosas que leo en internet

Leo en Patriotas.es un comunicado remitido por la Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y por la Plataforma 2003 en la que ambas, al unísono, se pronuncian acerca de la actual situación de la Basílica.

He dudado, pero no he podido evitar realizar un comentario que reproduzco aquí, porque creo que tengo la obligación moral de señalar los múltiles errores de los que somos - en distinta medida - responsables todos y cada uno de los que nos consideramos patriotas y lo sentimos de una forma particular.

La plataforma 2003 ha realizado un trabajo editorial, recopilatorio y de clasificación de textos, referencias y elementos de doctrina falangistas, verdaderamente encomiable. Su sitio en internet y sus enlaces ponen al alcance de cualquiera que tenga interés, la práctica totalidad de lo que hoy es necesario para entender a La Falange, sus postulados, sus propuestas, sus hombres y su tiempo. Igualmente la Hermandad de la Santa Cruz ha hecho, en algunos aspectos, una importante tarea doctrinal, educativa y docente, así como de difusión, en relación con el Valle de los Caídos también encomiable; pero eso no resta un ápice de responsabilidad al silencio "prudente" al que alude su comunicado, y que, como en otras ocasiones - de las que todos en distinta medida somos culpables - se convierte en silencio doloso y desgraciadamente, culpable. Un dolo y una culpabilidad a la que no escapamos ninguno - insisto - mientras no materialicemos nuestra actitud pasiva y espectante en otra activa y militante en defensa de nuestros valores, nuestra historia y nuestra civilización.

Así pues, no sabe como siento, don Luis Suárez y toda la Hermandad y - por extensión - la Plataforma, que hayan tardado tanto tiempo en pronunciarse al respecto, con tanta corrección política de plañidera y tan poca intensidad.

Ni la comunidad benedictina ha sido ejemplar, ni el silencio de su plataforma ha sido responsable, ni el monumento se puede separar de su enome carga politica, ni én sí, les preocupa una higa, ni la únca razón para su cierre es la Santa y enorme Cruz, ni a los españoles se les puede hurtar que la verdadera, la intolerable razón es que allí reposan los cuerpos, no sólo de miles de asesinados por los rojos y combatientes de ambos lados sino - y sobre todo - los restos mortales del que fuera jefe del anterior gobierno y los del fundador de la Falange, nuestro venerado José Antonio Primo de Rivera.
Es, precisamente, la actitud acomodaticia, prudente, silenciosa y vaga de la que, durante esos 30 años de supuesta tranquilidad y posteriores, hemos hecho gala; esa época en la que no se ponía un duro del presupuesto para conservación y restauración, en la que se pretendía la entrada y salida a hurtadillas para no despertar a la bestia y en la que se pedía la desaparición de todo simbolismo político, como si los allí sepultados fueran víctimas de la gripe o de la viruela, con tal de que "no nos cerraran el Valle", el que ha permitido con absoluta claridad, el estado de cosas actual.

Son esas supuestas negociaciones ocultas y "prudentes" que no se podían alterar, las máximas responsables, junto con la bilis que recorre las venas del socialcomunismo militante del actual gobierno de la revancha, el rencor y la tergiversación, las que han hecho que la Ley de Memoria Historica haya entrado hasta la cocina en el Valle, que hayan tapiado los mosaicos de la cúpula, que hayan derribado a mazazos el manto de La Piedad y se mantenga cerrado a cal y canto el lugar de culto, mientras se debate el destino de los incómodos cadáveres y se trata de convertir el templo en un centro de re-interpretación de la Memoria Histórica versión marxista.

Llegan tarde señores, muy tarde. Tan tarde que quizá ya sea demasiado tarde. Aún así, bienvenidos si es para ponerse a trabajar e impedir tropelías y abandonar la corrección y prudencia políticas que el enmigo de nuestra civilización no tiene.

martes, 22 de junio de 2010

Centro de Estudios Nacional Sindicalistas



Me piden que publique el contenido filmado de la última mesa de debate que organizó el Centro de Estudios Nacional Sindicalistas, al que tengo el honor de pertenecer, y en la que participé junto a periodistas de la talla de Antonio Gibello, Luis Fernández Villamea y Gustavo Morales, debidamente moderados por Ignacio Toledano, en relación con los medios de comunicación.

Mi condición de empresario de tecnología y razonable conocedor de las alternativas, posibilidades, necesidades y riesgos del mundo digital en este cada vez más globalizado mundo, desde el punto de vista de los medios de comunicación, y mi experciencia en la gestión de varias páginas y redes sociales, así como la dirección de La Gran Esperanza - TV y radio en internet - me hicieron, por lo visto, acreedor del honor de participar con tales contertulios, entre los que faltaron, por diversos compromisos, Eduardo García Serrano y Gonzalo Altozano.

Asustaba un poco medirse con ellos defendiendo, además, alternativas que no son ni las clásicas, ni las mejor conocidas por ellos, pero este fue el resultado que, modestamente, no quedó mal. Quedá aquí para el análisis de los lectores que lo deseen.

Wikio

lunes, 21 de junio de 2010

2ª Parte de la edición nº 42 de LGE: Verdades como Puños, La Reforma Laboral



Y como lo prometido es deuda, publicamos a continuación la segunda parte del programa número 42 de La Gran Esperanza, correspondiente a la tertulia "Verdades como puños", que con Carlos Rodríguez, Jefe Nacional del Sindicato Trabajadores Nacional Sindicalistas (TNS), Manuel Andrino, Jefe Nacional de FE-La Falange y Marisa López Alonso, Secretaria de Acción Política de FE-La Falange, añadidos al coordinador del programa, Carlos Chinchilla y a mí mismo, dedicá buena parte de su tiempo al anuncio y entrada en vigor de la denominada Reforma Laboral.

Wikio

viernes, 18 de junio de 2010

1ª parte de la edición nº 42 de La Gran Esperanza



Ante la sugerencia de muchos de nuestros video oyentes respecto a la versión descargable del programa de tv, en Megavídeo, que se encuentra limitado a un visionado de 75 minutos consecutivos si no se dispone de cuenta propia, hemos preferido dividir en dos partes el programa (en esta versión), ofreciendo por un lado "Editorial" y "Genio de España" y por otro la tertulia "Verdades como puños". He aquí, por tanto, la primera parte y pronto pondremos a disposición, también la segunda. Esperamos que esta facilidad sea bien recibida por nuestros teloyentes.

Wikio





jueves, 17 de junio de 2010

Tendrías 75 años, padre

Apenas haría un par de meses que habrías cumplido 75 años. Cuando veo hoy a la mayoría de hombres de esa edad, todavía lozanos, mentalmente frescos, acumulando toda esa sabiduría que sólo dan la edad bien empleada y transmitiéndola a sus hijos, a sus nietos y - quién sabe - si hasta en algún caso a los bisnietos, te echo de menos.

Cuando hoy rebusco en mis recuerdos y todos se pierden hace ya casi un cuarto de siglo, sin haber podido disfrutar las conversaciones propias de padres e hijos ya de mayores - no de chavales, que son otra cosa - compartiendo café, memoria y, por qué no, discutiendo de política como tú hacias con el abuelo Alfredo, aquel jonsista primigenio, te echo de menos.

Cuando mis dos hijas menores te rezan sin haberte conocido y para las mayores eres una fotografía a la que se encomiendan porque saben que estás allá arriba, cuidando de todos, jugando con Fernandito, nuestro hermanillo, que enseguida quiso acompañarte, te echo de menos.

Y lo hago tantas veces que a menudo charlamos de forma inconsciente. A veces me pregunto qué hubieras hecho o dicho tú, en tal o cual circunstancia, y me río, o me enfado, o discuto contigo imaginando tus respuestas, porque te echo de menos...

Pero Dios sabe que es sólo en lo cotidiano, en las pequeñas cosas, en las que ni siquiera puedo saber cómo hubieras reaccionado porque no alcanzaste a verlas; hablar por el móvil, escribir en internet, hacer radio y TV con medios propios... ¡lo que hubiera dado por que tu mente inquieta y tu preclara inteligencia hubieran opinado de todo esto...!

Pero en lo demás, padre, no te echo de menos. No puedo hacerlo porque no hay un día en que no respire, en que cada poro no transpire lo que me enseñaste con tu actitud resuelta y tozuda, con tu compromiso extremo, con tu lealtad permanente.

No hay día en que no sepa que no hago las cosas por lo que a ti te hicieron unos y otros, sino por las causas por las que te lo hicieron. No hay día que no sienta tu mano apoyada en el hombro, tu voz serena, pero recia; tu consejo, tu crítica, tu felicitación....

Porque si de algo tuviste tiempo en tus 51 años de vida, fue de enseñarme a ser un hombre, padre. Tú, que detestabas el if de Kipling porque lo asumieron como credo los "umedos" de la UMD, encontraste, sin duda, la manera de hacernos hombres, de creer, de querer, de llorar, de reir, de pelear, de luchar, de perder y volver a empezar...

Y noto tu aliento, tan cerca, que apenas te echo de menos. Y veo tan fuerte, tan luminoso tu lucero azul, que es fácil sentirte a mi lado. Y en el fondo sé que tú no querrías que yo permitiese a tus alimañas la más mínima satisfacción.

Me viene a la memoria una vieja canción vikinga que cantábamos cuando estábamos de guasa:

"¡Muertos, pero no vencidos, lograremos al fin, en el cráneo de nuestros enemigos, beber hidromiel! "

Asi que, padre, ¡feliz aniversario! ¡Hoy hace 24 años que inauguraste tu lucero! Sólo aspiro a que cuides de nosotros lo justo para asegurarte que nos ganamos el eterno descanso, como corresponde a los falangistas; como lo ganaste tú; con la escueta frase del fundador, dedicada a matías Montero que, - con el laconismo propio de nuestro estilo - obligaba a ganar para España, la cosecha que sembró tu muerte. Un abrazo, padre

Wikio


miércoles, 16 de junio de 2010

Un tal Sanz: Editorial LGE nº 42

El miércoles 16 de Junio entrará en vigor, previsiblemente, el último asalto al Estado del Bienestar; a la seguridad laboral de los trabajadores y sus conquistas sociales; al mantenimiento de la capacidad productiva de empresas, empresarios y trabajadores de toda condición. Aventurarse a decir en qué, exactamente, consistirá la nueva fechoría es arriesgado, toda vez que, cuales globos sonda, se han distribuido varias versiones del supuesto decreto – en algunos casos textos antagónicos – y se ha amenazado a los obligados a llegar a un acuerdo, con tomar medidas por decreto que a ninguno van a gustar. Es para ello para lo que se han distribuido varios textos: para forzar la máquina ante la sospecha, o el miedo, de que no hacerlo sea peor.


Pero tanto cuando se haya alcanzado dicho acuerdo – si llega – como si no se alcanza, se nos venderá la naturaleza “profundamente democrática” del procedimiento, y la capacidad del ejecutivo para tomar decisiones difíciles. Dejando a un lado que esa toma de decisión se la ha impuesto el resto de Europa, al cáncer que ostenta su presidencia de turno, entre el miedo de la mayoría y la risa de todos, es decir a Zapatero y su Ejecutivo, no podemos menos que apuntar unas severas arcadas pensando en que la imposición extranjera, pactada por patronal y sindicatos de clase, bajo coacción para lograr un resultado exigido previamente, o la imposición del Ejecutivo, con el mismo fin, puedan ser consideradas por nadie con dos dedos de frente, una “decisión democrática y representativa de la intención de la mayoría”.

Y es que – en palabras de un tal Sanz – “Parece como si, desde un primer momento, tanto teóricos como dirigentes se hubieran propuesto utilizar el sano principio de la Soberanía del Pueblo, precisamente para consagrar el dominio de los menos sobre los más, dando vida a la más grande y perversa paradoja que han conocido los siglos”.

Tal día como este, en que UGT se sube el sueldo un 7´5% en plena “cacicada” respecto de los funcionarios, algunos de los cuales militan en sus filas, a uno le viene a la memoria la actitud generosa y dedicada de un falangista que destinaba todas las retribuciones que no consideraba ajustadas a su esfuerzo, a crear fundaciones y poner en marcha proyectos de carácter sindical. Tal día como hoy en que se juzga, en diversos lugares de la geografía, si la recepción de trajes y otras dádivas son constitutivas de delito y cuando aún no se ha podido borrar la mancha indeleble de la corrupción, que contagió hasta el tuétano a la principal central obrera de clase, la UGT, por sus actuaciones, entre otros frentes, en las cooperativas de vivienda que dejaron en la calle a miles de confiados cooperativistas, o cuando observamos el enriquecimiento indecente del presidente del Congreso en plenos años de crisis, me viene a la memoria la actitud resuelta y documentada de un falangista que devolvía mediante recibo, cuantos regalos le parecían que sobrepasaban la mera atención sin intenciones ocultas.

Tal día como hoy, en que por más esfuerzo que pongo, no consigo recordar un solo logro sindical en 35 años de supuesta democracia; en que lo único que me viene a la cabeza es la utilización torticera de la huelga de pacotilla y los 250 millones de euros de liberados sindicales que soporta el entramado productivo, me viene a la cabeza la jornada de 14 horas de un falangista y me asaltan el pensamiento nombres sonoros, rotundos y profundos como Seguro Obligatorio de Enfermedad, Previsión Social, Formación Profesional, Obra del Hogar, Educación y Descanso, Colonización Agrícola, Obra de Cooperación, Obra de Artesanía, Convenio Colectivo, Ley de Procedimiento Laboral, Ley de Universidades Laborales, Ley de Seguro de Desempleo, Sistema de Colocación Obrera, Mutualidades Laborales, Agrarias, del Servicio doméstico y de los Trabajadores autónomos, Régimen de Ayudas familiares, Consejo del Trabajo, Patronato del Fondo Nacional de Protección al Trabajo, Economatos Laborales, Ordenación de la Emigración, Inspección de Trabajo, Ley de Participación del Personal de Empresa, Ley de La Seguridad Social Total....

Tal día como hoy, en que se destruye el Estado de Bienestar, en que se convierte a la mitad de la población en subsidiaria de la otra media, en que se habla del copago en la atención sanitaria y en la que el presidente del gobierno tiene la indecencia de afirmar en mítines y declaraciones, que nunca el sistema social fue tan solidario y estuvo el trabajador tan protegido, me asaltan conceptos y soluciones como la implantación de todas las especialidades para el Seguro Obligatorio, los servicios para productores económicamente débiles con o sin seguro, los servicios médico-farmacéuticos para productores en paro, la medicina del Trabajo, el seguro de Enfermedad en el campo, la legislación para accidentes de trabajo, el subsidio familiar general y agrícola, el seguro de maternidad, el de vejez, los préstamos a la nupcialidad, los Montepíos Laborales....

Tal día como hoy, en que sin apenas esfuerzo, cualquiera puede recordar todos y cada uno de los nombres de los diferentes dirigentes sindicales desde Marcelino Camacho hasta hoy, sin saber cuáles son sus méritos, me viene a la memoria un falangista vasco-navarro de la primera hora que pudo ser carlista, pero que oyó a José Antonio; un combatiente que dejó a dos hermanos en el frente y que también fue herido; que unió su esfuerzo y su trabajo a otros falangistas ilustres como Gerardo Salvador Merino y José Antonio Girón; que estuvo diez años al frente de la Delegación Nacional de Sindicatos y seis al frente del Ministerio de Trabajo, pero que, sin embargo, ha pasado a la historia por su discreción y su lealtad. Porque prefirió que perdurara la obra y no su autor; que ha sido referido como un tal Sanz y que se llamó Fermín Sanz-Orrio, falangista, Vieja Guardia, y al que hoy desde aquí, queremos rendir homenaje. De él y de su obra, hablaremos hoy aquí. Acomódense y escúchennos.

Wikio

miércoles, 2 de junio de 2010

Me da mucha vergüenza Hablarte

No sé cómo hablarte hoy, Señor de todas las batallas. No sé cómo dirigirme a Ti sin que una profunda vergüenza me embargue.

Sí, ya sé que podría alegar que no es culpa mía, que es inevitable, que son Tus enemigos, esos que han emprendido una cruzada anticlerical, anticristiana y atea contra España, los culpables de este último latrocinio. Que poco podemos hacer los simples ciudadanos de a pie...

Pero hablarte a Ti, Señor, tiene un inconveniente y es que ni te puedo engañar a Ti, ni puedo engañarme a mí mismo. Hablar Contigo, Señor, implica que las respuestas manan del interior y que no caben interpretaciones. Y Tú yo sabemos Señor, que Te hemos fallado. Todos, incluso aquellos que frecuentemente hacemos profesión de Fe públicamente - a veces creo que como fariseos – aquellos que apelamos al indómito espíritu español, a ese último bastión en que los españoles terminamos reventando e impidiendo la tropelía, Te hemos abandonado.

De qué otro modo, Señor, cabe interpretar si no, lo que los españoles te hemos hecho ayer. A Ti, Cristo de la Buena Muerte, a Ti, Cristo de Mena, o Cristo Mutilado; a Ti, que bajo tus innumerables advocaciones, con todos tus ejércitos invisibles - pero siempre bien presentes -nos acompañaste cada vez que hizo falta. Cada vez que España se hundía, cada vez que sus enemigos y los Tuyos amenazaron con destruirnos. A Tu Madre, que desde la pequeña cueva de la Hispanidad Asturiana detuvo las cimitarras en los brazos de Don Pelayo; a tus hombres de Clavijo; y a los que bajo aquel “Detente bala, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo” confiaron en Ti porque jamás Les defraudaste.

A ti Señor, que con mano firme y rostro dulce o de dolor, nos permitiste ser lo que fuimos, último blocao de la Cristiandad, último recurso del mundo libre ante todos los enemigos de fuera y de dentro, fueran musulmanes, judíos, masones o marxistas ateos; a Ti, Señor, Te hemos dejado solo.

Esa sabandija que se esconde bajo la apariencia de ministro, cuya obsesión ha sido, como la de todos ellos, acabar con los pilares básicos de nuestra convivencia y aún con los de nuestra civilización entera, ha perpetrado ayer su última, hasta ahora, canallada y a la vez temeridad. ¡Ni Atila se atrevió a desafiarte tanto!

Tú que siempre extendiste tu Manto sobre nuestros Ejércitos has sido despreciado, desposeído, insultado, provocado por esa encarnación de la maldad que es el actual gabinete; pero de ellos no cabía esperar otra cosa. Son enemigos Tuyos, de España y de todo lo que siempre hemos representado.

Es de nosotros de quienes no cabría tal respuesta, tal cobardía, tal dejación de nuestras obligaciones morales. Es de Tus hombres y de Tus mujeres de quienes, sin duda, no aspiraste a nada más, porque todo lo sabes, pero a quienes Te hubiera gustado encontrar alzados, aunque sólo fuera unos pocos, contra la indignidad.

Nuestra cobarde sociedad hedonista, adormilada, cobarde y encanallecida dejará que nos arranquen las entrañas amparándose en la legalidad, en la democracia, en la ley, en las urnas... en todos esos conceptos que cada vez me producen más arcadas, mientras se anteponen a otros como licitud, moral, ética, honor, compromiso, virtud, y son arrinconados en lo más oscuro de nuestros cada vez más muertos corazones. Y lo harán en nombre de la libertad, del progreso, del avance... mientras nos esposan los cerebros a nuestra propia barriga.

Esta sociedad nuestra – en la que todos somos responsables – es capaz de impedir que un equipo de fútbol descienda a segunda división por el empuje de sus hinchas, los de toda una ciudad. Es capaz de llevar en palmitas a un delincuente, a un corrupto y a un prevaricador hasta el tribunal Internacional de La Haya. Es capaz de paralizar el tráfico aéreo por una huelga de pilotos o de controladores. Es capaz de acudir en masa a tragarse el eslogan de “La Roja” y a dar botes de satisfacción porque – según parece – los triunfos de la selección van a mitigar nuestros padecimientos y nuestras hambrunas.

Pero no es capaz de parar en seco, de atravesarse de lado a lado, de reventar cualquier intento de tropelía cuando se trata... de Ti, Señor.

Nadie se ha plantado; nadie ha dejado caer siquiera las manos; ninguna unidad, ninguna bandera, ningún simple militar retirado. Ni siquiera quienes ya nada tienen que perder se han pronunciado a Tu favor, Señor.

Ninguna rebeldía, ninguna rebelión. No hay legionarios encadenados a su Cristo; No hay justas indisciplinas... No hay abandonos de la carrera o la profesión. Hemos agachado las orejas, hemos mirado a otro lado y hemos vuelto a tragar.

Perdóname, Señor, porque yo tampoco he hecho nada. Y no Te merecemos. No merecemos Tu Protección, ni Tu Amor, ni Tu Cariño. No, mientras no estemos dispuestos a demostrarlo.

Hoy, Señor, me da mucha vergüenza hablarte.

Wikio