viernes, 26 de marzo de 2010

Editorial de LGE al programa 37: Crisis de valores y educación temprana

Cada mañana, desde hace un par de años, nos desayunamos los periódicos y programas de radio y televisión con una misma noticia: estamos atravesando la peor crisis de la historia.

Y es cierto. Pero – con ser terrible – nosotros al menos no nos referimos a la crisis económica. Nos referimos a una mucho más salvaje, premeditada, buscada con ahínco por los enemigos de España y la Civilización Occidental; orquestada desde todos los frentes simultáneamente y creada para que perdure generación tras generación. Nosotros nos referimos a la crisis de valores.


Las generaciones actuales observan con desinterés cómo la profesión más lucrativa del mundo y la que menos problemas conlleva es la de político. Observa curioso, cómo se exige al español de a pié que apechugue con nuevos impuestos, con recortes en sus prestaciones sociales, con períodos más largos de trabajo... mientras cuenta por millones las estafas, los abusos, las corrupciones de todo signo, especialmente las ligadas al urbanismo, los requisitos para que un ministro se jubile con el 100% de su remuneración.


Mira con curiosidad cómo los presupuestos del estado se dedican incansables a abrir tumbas, a buscar cadáveres a reescribir la historia, a borrar los signos y los vestigios de cualquier pasado heroico, nacional y unitario.


Observan cómo en Andalucía e impone el árabe como segundo idioma, para garantizar la integración – dicen - mientras los docentes amenazan con la huelga por la nueva ley de educación andaluza que convierte en comisarios políticos a los directores de colegio.


Aprenden a marchas forzadas a chapurrear otros idiomas regionales, no por amor a lo propio, sino porque lo contrario cuesta multas, persecución, desempleo, falta de oportunidades...


Quedan atrapados en enormes nevadas porque los servicios meteorológicos nacionales (los de la nación y los de la nacionalidad) ofrecen datos contradictorios, fruto, naturalmente de la inquina que el estado opresor central tiene hacia las “naciones periféricas” obsequiándolas con todos los males deseables y tratando de atribuir nevadas imperiales a zonas donde lo lógico son las nevadas nacionalistas.


Ignoran dónde nacen los ríos, que regiones atraviesan, cuales son las razones porque las que gallegos, colombianos y catalanes hablamos el mismo idioma y rezamos al mismo Dios.
Creen que los Almogávares son una fuerza mercenaria catalana a las órdenes de imperios vecinos, y que existió alguna vez un reino catalano-aragonés, unos paísos catalans, una Euskadi del norte y otra del sur, una rebelión catalana contra España...


Creen que la Cruz que alumbró nuestra civilización es un invento opresor de Franco, que las parejas naturales se constituyen por cualquier cosa menos por hombres y mujeres.
Necesitan un “mapa de excitación del clítoris” y saben que “el placer está en sus manos” cuando acuden a los seminarios de masturbación juvenil subvencionados por la administración.


Y lo hacen, aunque saben que pueden abortar – asesinar a sus hijos - desde los 16 años sin pedir permiso a nadie y como método anticonceptivo legal.


Se lo enseñan en Educación para la Ciudadanía, que ha sustituido toda formación en valores por la formación en la muerte, la destrucción, la corrupción. Elevan a valores supremos la tolerancia y la democracia y eluden, destruyen, aplastan otros como Bien, Verdad y Justicia.


Y por supuesto nada saben del Cid, de los Reyes Católicos, del 2 de mayo - que es una cosa de la nación madrileña que a nadie interesa – de Don Pelayo, del Santuario de la Virgen de Covadonga, de Guadalete, del descubrimiento y evangelización de América.


Sencillamente porque no se lo han enseñado. Porque se lo ocultan, porque patriotismo, valor, heroísmo, compromiso, ciencia, literatura, pensamiento, trabajo son palabras que han sido borradas de sus lenguajes hedonistas donde sólo importa cada uno de nosotros. Donde el bien personal está por encima del de la comunidad. Donde la misma palabra comunidad se restringe al terruño donde uno nace o que a uno le acoge.


Pero como en Covadonga, algunos resistimos. Algunos creemos que ni está todo perdido ni se lo vamos a poner fácil. En este programa no nos resignamos a morir. No sin luchar. Lo van a ver y oír nuestros oyentes. Porque hay quienes con sencillez, con amor, con cariño, con la pasión de quienes aman lo propio por lo que significa en el mundo, han levantado barricadas y blocaos y están dispuestos a contar la verdad. Y en esta casa, estarán los altavoces para ello. Nuestros invitados de hoy tienen la palabra. Acomódense y escúchennos.


lunes, 15 de marzo de 2010

Editorial nº 36: Los plantados saben morir de pie

Cuando hace unas fechas, el miserable, cobarde, despreciable "Gili" Toledo se ganaba, por esta semana, el premio al Imbécil Internacional del año - que generalmente ostenta Zapatero y que concede virtualmente este programa – cuando hablaba de Cuba y de la muerte de Orlando Zapata, al que definió como un delincuente común, y se refirió al perfil de los presos políticos cubanos tildándolos de terroristas, no sabía - seguramente - hasta qué punto su baba, su putrefacto planteamiento, lo dejaba en evidencia.

No, no me refiero al sindicato de la ceja. Ese que, con sorprendentes excepciones, ha acudido en defensa del excremento cinematográfico como un solo hombre – ahí tenemos sin ir más lejos a Miguel Bosé que, por alguna razón desconocida no se ha trasladado a vivir todavía al paraíso cubano – nos referimos a sus propios planteamientos. Y es que resulta que según sus propias declaraciones, si uno atenta gravemente contra la patria, si uno comete actos de terrorismo y se le niega, por supuesto, el derecho a ser considerado preso político; si uno es, en definitiva, un preso común “como todos los disidentes cubanos” - "gili tolerdo" dixit – no tiene nada de particular pasarte 30 años encerrado en una democrática prisión y dejarte morir de hambre.

Ello implica, claro, creer en el concepto de patria, reconocer que existe el terrorismo, negar que el terrorismo sea una causa política y despreocuparte de si se mueren o no semejantes seres. El problema es que esta escoria ha caído en su propia trampa, porque en Cuba los que los que pelean con la sola fuerza de su voluntad y de sus hechos, los que están dispuestos a dejarse morir – y lo hacen - por principios tales como la Libertad y la Patria, son precisamente los disidentes, mientras que en España, donde descerebrados como éste afirman que los “barcos españoles van a robar a Somalia” o que “en España también han muerto decenas de presos en las cárceles”, son los terroristas, los asesinos, los apátridas y los canallas los que se convierten en santos de su devoción atea y marxista.

Así, sindicalistas cejudos como el fallecido en buena hora Pepe Rubianes – aquel que ”se cagaba en España y le sudaba los cojones...” recibía el aplauso de todos estos canallas que apelaban a la libertad de expresión mientras le dedican calles previamente arrancadas al “Almirante Cervera”; aquellos otros que llevaban al teatro obras con tan sugerente título como “Me cago en Dios”, merecían la solidaridad de todos ellos; El multi asesino psicópata De Juana Chaos, era considerado un "soldado" y despertaba la solidaridad ante la, por otra parte imposible, muerte de dieta de jamón serrano y sexo que se daba en los hospitales españoles y Aminatur Haidar – esta sí con nuestra comprensión – llevaba a todos a la protesta y la movilización por su inminente muerte.

Están trazadas las fronteras y es necesario alinearse. De un lado están los liberticidas, los canallas, los asesinos activos o pasivos, los marxistas de siempre y toda su cohorte de ricos subvencionados para vivir como dioses en el paraíso capitalista e ir de vacaciones a buscar “jineteras” y fumarse puros a costa de la sangre cubana; de la otra estamos quienes creemos de verdad en la Patria, en la Justicia, en la Libertad, en los valores por los que merece la pena entregar la vida al servicio de una gran empresa. Y con este estado de cosas sólo podemos estar con los Orlando Zapata, con los Guillermo Fariñas y con tantos otros que han demostrado que su concepto de una Cuba Libre merece ser vivido, hasta morir por ello.

Vendrán otros tiempos, acabado el castrismo, en los que quizá tengamos que juzgar con dureza a quienes sustituyan al dictador, pero todo eso vendrá después de que el pueblo cubano reciba hoy nuestro apoyo y nuestra mayor consideración.

Hoy le vamos a explicar a "Gili Tolerdo", a Miguel Bosé, a Moratinos, a Zapatero - tan remisos ellos a realizar condenas - lo que hay de verdad detrás de la disidencia. Será en la tertulia, donde también dedicaremos nuestro particular homenaje a las víctimas del 11-M - de cuyo atentado hoy se cumple el sexto aniversario - de la única forma que sabemos hacerlo los falangistas: exigiendo la Verdad, pero sobre todo, exigiendo Justicia.

Pero será después de nuestro ya casi habitual recorrido por la Memoria Histórica, pues hoy traemos a examen a un personaje controvertido que, como todos los vinculados al régimen anterior – y en muchos casos aunque no lo fueran – ya ha sido desprovisto de sus reconocimientos, y su estatua ignominiosamente arrancada de su lugar. Hoy, con su biógrafo más reciente, nos acompañará, de alguna manera, el general Yagüe, el general falangista de Franco. Acomódense y escúchennos.


Wikio

miércoles, 3 de marzo de 2010

Asumir responsabilidades por las cesiones a ETA (Comunicado de Voces contra el Terrorismo)

Desde Voces Contra el Terrorismo, a raíz de las últimas revelaciones acerca de las actas de negociación del Gobierno con ETA, exigimos la inmediata destitución de Gómez Benítez como miembro del CGPJ.

Estas últimas revelaciones de nuevo dan la razón a quienes denunciábamos las cesiones del Gobierno con ETA y deja en evidencia las mentiras del Sr. Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno de la Nación, y a todos aquellos que apoyaban la negociación con asesinos.

Flaco favor ha hecho el Gobierno a las instituciones judiciales, poniendo sobre la mesa de negociación procesos judiciales contra los tentáculos de ETA utilizándose estos como moneda de cambio. Esta actitud ahonda aún más en las sospechas que muchos ciudadanos tenemos acerca de la actitud de algunos jueces y fiscales.

El Gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero, tiene que actuar con la contundencia que requiere el gravísimo hecho, que relaciona al actual Gobierno de Venezuela con la colaboración con ETA. La actitud complaciente del Gobierno de Chávez para con estos terroristas que residen en Venezuela, no permitiendo la extradición a España de algunos de ellos , dejan en evidencia a los Ministros que defienden la colaboración de Chávez con España.

Hemos denunciado hasta la saciedad que la presencia del PCTV en el Parlamento Vasco era parte de la negociación, y el tiempo nos ha dado la razón. De igual manera, denunciamos que la todavía presencia de ANV en las instituciones es parte de una estrategia negociadora, que bajo el espíritu de esa falsa unidad, no se está denunciando ni exigiendo al Gobierno la inmediata disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV, al nivel que se requiere .

Desde VCT lo hemos dicho en muchas ocasiones, si el Sr. Rodríguez Zapatero quiere que sea creíble ese supuesto cambio en la política antiterrorista, tiene que:

  • Hacer pública las actas de negociación con ETA.
  • Aclarar hasta las últimas consecuencias el chivatazo a ETA, el “bar el Faisán”.
  • Explicar el masivo acercamiento de presos y la excarcelaciones que se están llevando acabo.
  • Retirar la Resolución Parlamentaria para negociar con ETA.
  • Expulsar de las instituciones al brazo de ETA, ANV.
  • Proceder contra los alcaldes socialistas que apoyan a presos etarras o que ponen entredicho a los CFSE adjudicándole supuestas torturas a los etarras.
  • Depurar las responsabilidades políticas y judiciales de los que han contribuido de forma directa en el caso el “chivatazo” y en las cesiones a ETA.
Al mismo tiempo, no se entendería ese cambio en política antiterrorista, si respecto al atentado del 11-M, el Gobierno sigue sin querer saber toda la verdad, a pesar de las últimas revelaciones del video de la prueba de los explosivos.


Wikio
Publicado por Pablo Linares tanto en el grupo de Facebook "Reapertura del Valle de los Caídos ya mismo" como en la página web: www.elvalledeloscaidos.es

Han vuelto a hacerlo. El Valle de los caídos sigue con el cerrojo echado y va a seguir estándolo de "manera indefinida".


El supuesto compromiso de reapertura estaba fijado para el 1 de marzo y de nuevo, fieles a su proceder histórico han vuelto a mentir.


Dan además una vuelta más de tuerca y anuncian que, en breve, se procederá a la retirada de la escultura de la Piedad que corona el pórtico de entrada a la Basílica, alegando labores de restauración no "in situ", como recomiendan los informes técnicos de la Fundación Juan de Ávalos y otras entidades absolutamente competentes en este sentido, sino en Palacio Real de Madrid, donde Patrimonio tiene sus talleres.


El desmontaje de la Piedad de su emplazamiento es una absoluta aberración desde el punto de vista técnico y por supuesto, religioso.


La Piedad sufrió el desprendimiento de un fragmento del antebrazo del Cristo yacente en Julio de 2008 y a raiz de esto, se acometió "in situ" una adecuada labor de restauración que concluyó, unos meses mas tarde y que, en prinicipio, es suficiente para garantizar la seguridad de los fieles que visitan la Basílica.

Si embargo, y como lo único que pretenden es alargar el cierre de la Basílica del Valle, desoyen los espléndidos informes técnicos elaborados en contra de la retirada de la Piedad, que alertan sobre la posibilidad real de destrucción de la escultura, si se pretende - y se pretende - trocearla para trasladarla de lugar.

Van a destruir la Piedad tan sólo para satisfacer sus ánimos revanchistas. No es mas que una excusa para mantener el Valle cerrado. Valle que, visto lo visto, ni pensaron, ni piensan ahora reabrir.

Desde la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos estamos trabajando con un despacho de abogados para decidir qué actuaciones podemos llevar a cabo contra estas iniciativas.

Un saludo

Wikio

lunes, 1 de marzo de 2010

“Dicen por aquí que te han matado”; Editorial programa 35


El 10 de febrero de 1943 se libró en Europa una de las batallas más brutales de la historia. La batalla de Krasny-Bor, en los arrabales de Leningrado. Una batalla en la que se decidía a un tiempo la suerte del eje y la de los aliados, y en el que la protagonista indiscutible fue la División Española de Voluntarios o - en palabras que hicieron fortuna, de Dionisio Ridruejo - La División Azul, por el color de sus camisas y de sus corazones.


Un ataque soviético con todo tipo de artillería, primero y con el avance de tropas, después, que dejó tras de sí 1000 muertos, 200 prisioneros y 1500 heridos españoles, que sin embargo sujetaron la posición e impidieron, una vez más, el avance del Ejército Rojo.


¿Qué hacían allí aquellos protagonistas involuntarios del devenir de Europa? Sencillo, luchaban en su propio conflicto, del que sabían muy bien sus causas y sus razones, dentro de otro conflicto mayor al que la mayoría eran ajenos.


Luchaban contra el comunismo soviético, por la Civilización Occidental y por devolver la moneda que empezó, muchos años antes en nuestro propio suelo, antes del inicio de nuestra guerra de liberación. Lucharon, como dijera el Capitán Palacios, “por una civilización que no se resigna a perecer”.


Sánchez Drago lo reflejó diciendo “querían liberar el territorio de la Sata Rusia. Querían parar los pies malolientes y mojar la oreja sorda del comunismo. (...) Fue la última vez que España entró con decoro en Europa”.


La historia de la División Azul ha generado algunas páginas – muchas menos de las que hubiera merecido de no haberse querido menguar su importancia, su heroísmo y su gallardía – a lo largo de los años, y ha recobrado especial interés en los últimos cinco, con autores y especialistas que han escudriñado la mayoría de los aspectos que en ella se dieron.


Nosotros nos queremos quedar hoy, en este homenaje que este programa rinde al heroísmo, en algunos de los aspectos más humanos, más próximos a la piel y la respiración de los divisionarios. A entender bien quiénes y cómo eran. Por qué estaban allí y por qué muchos prefirieron morir allí, incluso cuando se ordenó la repatriación.


Nos quedaremos, como hilo conductor, con una frase pronunciada por el padre de un divisionario a su hijo en el frente: “dicen por aquí que te han matado”.


Nunca siete palabras encerraron tanto. Encerraban la angustia de un padre por la posibilidad de haber perdido un hijo en combate. Encerraban la angustia de un hijo, ante el sólo imaginar el dolor de los padres en la ignorancia. Encerraban la esperanza, la confianza en que, en todo caso, no fueran ciertas... o no se habrían escrito nunca. Y encerraban la convicción de estar haciendo lo que había que hacer; ni un reproche, ni una duda, ni una sombra de desconfianza ante la posibilidad de haberse inmolado en defensa de España y de su civilización ante “el comunismo totalitario, ateo y materialista”.


Esa fue nuestra División. Entre sus hombres estaban sin duda Viriatos, Indíbiles, Mandonios, Pelayos, Rodrigos, Alfonsos y los Alcaldes de Móstoles... Entre sus gestas, Cádiz, Numancia, Sagunto, Zaragoza, San Marcial... Entre sus gestos heroicos el “disparad sobre nosotros. El enemigo está dentro”. Entre sus causas, el Cuartel de la Montaña, el Santuario de Santa María de la Cabeza y el 2 de mayo madrileño. Entre sus fuerzas, los Almogávares y los Tercios de Flandes...


Porque en la sangre española - la que corría por las venas de aquellos valientes y se derramaba por la estepa a raudales - estaban impresas todas esas gestas, todas esas sangres, todo ese heroísmo que hace de un pueblo, ese soldado bajito, indisciplinado y valiente ante el que el mundo se asombra y se cuadra, porque está ante un español.


Hoy, quienes quisiéramos para nosotros la mitad de valor y de sangre de los que corrían y aún corren por sus venas, les rendimos homenaje con este programa. Un homenaje que, en palabras recientes del Teniente General Agustín Muñoz Grandes, hijo del primer jefe de la División, no pertenece ya a partido u organización alguna, sino a todo un pueblo heroico en defensa de su libertad - añadimos nosotros -.


Wikio