jueves, 12 de febrero de 2009

Democracia en estado puro

Candidatos a la Xunta apartados de su provincia por robar en paraísos fiscales; presidentes autonómicos que gastan en sus coches, sus despachos y su servicio cantidades insultantes de nuevo rico; jueces de pacotilla al servicio del poder constituido ... por él mismo; desaparición de la separación de poderes; alcaldes corruptos hasta el tuétano que sólo se preocupan de quién filtró su corrupción, de cuáles eran sus intereses y de asegurarse que nadie les sucederá en la mecedora de poder corrompido; periodistas de pacotilla, mediomédicos que hacen del delito una sorna, de la vejación humor; alcaldes borrachos que se felicitan por ello; filtraciones judiciales en contra del enemigo electoral – que no político – por ver quién pringa más al oponente de este festín; cacerías de a 4.500 € entre el hambre, el paro, la desesperación del pueblo, a la que acuden los ministros del poder ejecutivo, las vedettes del poder judicial y los comisarios de cualquier época, siempre mamporreando al poderoso; Almería, Andalucía, en general, y sus instituciones con un hedor maldito que no hay quien lo soporte; cargos remunerados para todos; deja la política, chaval, que ya te haré yo un hueco en el mercado de Toledo o en la casa de “putición”, si ello fuera necesario; modificaciones de las leyes para matar más, más tarde – o más pronto según seas un pobre niño indefenso o un pobre e incómodo anciano - y con menos miramientos a los inocentes; dosieres de seguimientos, vigilancias indebidas, tramas de corrupción en la Comunidad de Madrid; cámaras en Fuenlabrada ocultas en los extintores; guardias para-personales en la policía Municipal; ejércitos para-militares; deuda para tres generaciones en los ayuntamientos de los faraones; chiquillos muertos en las discotecas municipales que no cumplen con sus propias normativas; tiros en las calles; “Guateques” con policías al frente, asesinatos en los hospitales de miembros de los cárteles colombianos; dinero para la banca, pobreza y paro para el españolito de a pie; compre español, cachondéese de “ Los españoles primero”, pero encargue sus bombillas en China o donde sean fabricadas por niños explotados; corrupción, corrupción, corrupción y putrefacción por donde te revuelvas asqueado. La Escopeta Nacional, le dicen unos; Bermejo, el hijo de un falangista que probablemente hubiera querido no tener escrúpulos y poder abortar, para no haber engendrado semejante “catalina”, les dice que son ellos los de la Escopeta, los del franquismo. Sois todos basura, sois los mismos de antes, los de siempre, los de las mil chaquetas, los que no tenéis más principio que vuestro porvenir, ni más final que vuestro propio beneficio. Vengan revoluciones, transiciones, guerras o democracias – parlamentarias o no - que allí estaréis vosotros, revolcándoos en vuestra propia caca, en vuestro propio fango cinegético, pero disfrutando siempre, en todo lugar, como los poderosos del momento; de cada momento, por distinto que sea. No cabe duda es democracia en estado puro.

Por eso hoy más que nunca la Gran Esperanza, la voz de la falange, la de cualquier falangista de cualquier rincón del mundo es más importante, necesaria y poderosa que nunca antes.

Por eso me alegro tanto de poder respirar, siquiera un rato, las tardes de los sábados; con gente decente, comprometida, sana, sólida, sin poder, sin doblez; personas que hablan, dicen, piensan y actúan como yo... o como yo quisiera actuar siempre. Grande de talla moral, limpia de corazón; noble hasta la penuria, intensa, rocosa, asequible, humana, próxima, real... ¡falangistas, Dios, falangistas, por fin llamando a voces a la reconstrucción nacional!

No hay comentarios: