miércoles, 11 de marzo de 2009

Muerte, traición y mentiras

Muerte, traición y mentiras, parecen las señas inequívocas de los sucesivos gobiernos de España y sus respectivas oposiciones. Frente a valores absolutos tan frecuentemente enarbolados por quienes no creemos en el sistema partitocrático de la democracia inorgánica y parlamentaria -como son Bien, Verdad y Justicia - precísamente porque aquellos otros son buena parte de sus "valores", junto con otros como la corrupcion, la rentabilidad electoral y la falta de principios éticos - pongo por ejemplo, pero no agotan la lista - y frente a los añadidos por las víctimas del terrorismo que no hemos renunciado a perseguir el crimen, material, moral y político de los asesinos, sus cómplices y sus referentes intelectuales - que no son otros que los de Memoria y Dignidad - el gobierno de Zapatero y todos sus socios, en un pacto de silencio miserable con la oposición que entonces era gobierno responsable - irresponsable más bien - se han acogido a ta técnica de mirar para otro lado, de dar carpetazo al asunto y de seguir a lo suyo, que es la muerte, por donde quiera que tocan. Ya nos lo advirtieron en su día, De la Vega, Gallardón, Rajoy, Rubalcaba, Acebes ..... Cuando ha dejado de ser arma electoral para unos y otros, los 201 muertos ya no sirven.
El Bosque de los Ausentes tendrá hoy más ausentes que nunca. Pero no serán los muertos, que esos siguen presentes, serán los vivos. El monumento de Atocha se caerá a pedazos, pero no porque se deteriore su horrenda y frágil estructura, sino porque se ha deteriorado hasta el tuétano la estructura moral de Sistema. Y en el monumento a las víctimas, en la plaza de la República Dominicana, estaremos unos pocos ofrendando flores y respeto, y quizá hoy también silencio, más no cederemos en nuestra obligación con nuestros muertos.
En este sentido, quiero publicar la nota que remite "Voces contra el Terrorismo", que suscribo plenamente: esto ni se acaba aquí, ni se acaba hoy. Al menos mientras nos queden fuerzas y voces.
"La plataforma Voces Contra el Terrorismo quiere expresar, con motivo del día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, su solidaridad y su apoyo para con todas las víctimas de atentados terroristas y con los ciudadanos de los países europeos afectados por esta lacra.

La conmemoración y el recuerdo de las víctimas del terrorismo, que vienen adornadas de homenajes, ofrendas y distintos actos en su honor, carecerían de honestidad si estos gestos no están acompañados por la defensa de la memoria, la dignidad y la justicia que todas y cada una de las víctimas del terrorismo merecen.

El respeto a su memoria es algo que obliga a ciudadanos y gobernantes a tenerlas siempre presentes, pues su sacrificio habría sido en vano si los terroristas consiguieran, total o parcialmente, los objetivos políticos por los que atentaron contra ellas. En este contexto, cabe destacar que es inmoral e incompatible con el homenaje a las víctimas del terrorismo mantener cualquier esperanza de negociación con terroristas, así como es inmoral no hacer todos los esfuerzos necesarios para que se sepa toda la verdad en torno a un atentado terrorista como el cometido el 11 de marzo de 2004.

Además de las víctimas de atentados terroristas, que son las que mueren y quedan heridas por la acción violenta de los atentados llevados a cabo por los asesinos, víctimas del terrorismo son también todos los españoles que sufren las consecuencias de cualquier cambio político que los terroristas consigan. Así pues, el día Europeo de las Víctimas del Terrorismo debería ser una fecha que nos haga meditar y reconocer los errores cometidos, y los que todavía se siguen cometiendo, en materia antiterrorista.

No se puede homenajear a las víctimas del terrorismo mientras se mantiene a los cómplices de ETA al frente de decenas de ayuntamientos. No se puede homenajear a las víctimas del terrorismo obviando las reivindicaciones de aquellas víctimas que quieren saber toda la verdad. No se puede homenajear a las víctimas del terrorismo y al mismo tiempo mantener vigente una resolución parlamentaria que permite negociar con sus asesinos.

Memoria , dignidad y justicia: estas tres palabras abarcan, en su más amplio significado, todo lo que las víctimas del terrorismo merecen como homenaje, hoy y siempre."

1 comentario:

Briganty dijo...

Los que deseamos conocer la Verdad estaremos siempre pidiendo Justicia y no pararemos hasta que los que tienen las manos manchadas de sangre pagen por sus crímenes. Un saludo Martín.