Hispania Spania, nuestro Imperio. Con el Prior del Valle de los Caídos y Elvira Roca Barea

El Padre Prior, Santiago Cantera dedicándome uno de sus libros
Verdades como Puños.- Editorial 19 de marzo de 2019: Festividad de San José Obrero

Escucha el audio del programa, pulsando sobre este enlace de color


En la filosofía escolástica, la memoria era una de las tres potencias del alma. ¡Pobres escolásticos, si supieran el resto de las acepciones que tiene esta palabra en la actualidad y, lo que es peor, los que se le pretenden dar en combinación con otras palabras con las que constituyen verdaderos oximorones o contrasentidos ...!

Todas las acepciones que aparecen en el diccionario de la Real Academia hacen referencia a la facultad para recordar cosas o hechos del pasado, generalmente personales o particulares, ya sean retenidos en la mente o escritos en diarios, libros o cuadernos de papel. Es decir, obedecen siempre a los recuerdos personales y la interpretación parcial que, necesariamente, hace su protagonista.

Hispania,Spania
La historia, por el contrario, es la narración, estudio y exposición cronológica, de hechos y sucesos políticos, sociales, económicos y culturales de un pueblo o de una nación. De aquellos que son dignos de memoria, sí, pero no personal o interpretativa, sino conjunta, referente a un pueblo o nación y, a la luz de la investigación desapasionada, metodológica y veraz, que permita reconstruir el pasado, para obtener enseñanzas y conclusiones en el presente y, sobre todo, de cara al futuro.

Son, por tanto, términos contrapuestos, de sentidos y significados contrarios y, por lo tanto, antitéticos.

Memoria Histórica solo puede representar, en tal caso, la particular visión concreta de personas, aunque fuera basada en el recuerdo individual, en relación con hechos históricos contrastados contrastables o en fase de estudio, y que, por definición, modifica la visión de conjunto, por otra ajustada a los personales deseos de quienes la escriben o la cuentan, según esa propia interpretación de los hechos, generalmente benigna con uno mismo o con aquellos a los que se pretende representar.


La Crisis de Occidente. Orígenes, Actualidad y Futuro
Nada más lejano a la verdadera esencia de la de disciplina que conocemos como historia. Y sin embargo es esta la forma que ha hecho fortuna en los tiempos que corren, y ya no solo en relación con la norma iniciada por Rodríguez Zapatero en relación a los acontecimientos más recientes de nuestra historia y circunscritos al período 1939-1975, y al empeño de su heredero político, Pedro Sánchez, con la fiebre frenética de profanación de tumbas, exhumaciones de cuerpos entregados al descanso eterno desde hace décadas, y de retorcer el pasado con el único objeto de obtener réditos políticos, sino que afecta a nuestra historia con mayúsculas, especialmente en los episodios más gloriosos y generosos de nuestra historia.

Cabría pensar, ya lo mencionamos en el programa pasado, que nórdicos, holandeses, flamencos, ingleses, franceses, italianos, portugueses y estadounidenses, se dieran a la calumnia y a la tergiversación de nuestro pasado con objeto de arrogarse éxitos o justificaciones, que son de exclusiva titularidad de la nación española o de difícil justificación extranjera, pues son adversarios seculares y enemigos acérrimos, por turnos, según las épocas, de manera que es hasta comprensible; pero tener que defender nuestro pasado de los propios españoles, de esa izquierda ignorante y, en ocasiones, de esa derecha cobarde del consenso y la negociación a todo trapo, que los coloca también frente a la realidad de España, es verdaderamente doloroso e incómodo para quienes aceptamos nuestro pasado sin reservas, como un todo localizado en épocas y contextos concretos y afirmamos, además, que no hay nación en el Orbe con un equipaje tan potente como el de esa España de la que los italianos decían que “obviamente, Dios estaba de nuestra parte”.

Los Viajes de Mailoc
Así, nuestro papel en la expansión por el mundo, en la defensa de la cristiandad, en la contención y lucha encarnizada contra el moro y contra el turco, en la Conquista y Evangelización de América, en la creación de rutas y espacios comerciales, es cuestionado, tristemente, desde una izquierda en lucha con la identidad patria y a favor de un internacionalismo acultural y afronterizo y desde una derecha cómoda, conciliadora, a la que nunca han gustado los ruidos y que prefiere un mal pacto a un buen enfrentamiento, aún a riesgo de entregar con ello buena parte de nuestras esencias, con tal de no tener que discutir y poner en riesgo, quizá, sus elevados patrimonios o sus posiciones sociales o políticas.

Se discute, porque así encaja mejor el discurso desmembrador, si España ha existido alguna vez. Se usa desde las instituciones aquella terrible frase de “concepto discutido y discutible” con aparente normalidad; se aceptan como problemas de orden político y, por tanto, con necesarias soluciones políticas -así las llaman – la misma organización territorial, ya no de carácter administrativo - que esas, de una u otra forma, siempre las tuvimos en las Españas – sino respecto de la misma unidad nacional. De la nación en sí misma.

Hay quien trata de situar la fundación de España, en el mejor de los casos, en la unión de Casas Reales de Aragón y de Castilla y la toma de Granada, en el siglo XV. Hay quien va más lejos y niega la existencia de esa hispanidad hasta la Constitución de La Pepa, en el XIX, de la que hoy celebramos aniversario, y que supuestamente acabó con el absolutismo - por un cuarto de hora mal contado, en términos históricos - y dio la bienvenida al liberalismo, que sería, por lo visto, la esencia de la, por fin, recién nacida España.

María Elvira Roca Barea, Autora de Imperiofobia, la Leyenda Negra...
Antes, en el siglo anterior, el XVIII, las aberraciones interpretativas de algunas regiones españolas nos llevan a la falacia de que Cataluña, por ejemplo, es un país sometido por otro - España – tras perder aquella en una guerra entre ambas aquel fatídico 11 de septiembre.

Finalmente, para terminar de rizar el rizo, asistimos a una nueva teoría de la refundación, donde la españolidad misma, la esencia nacional, la legitimidad de origen, plantarían sus raíces en la Constitución del Régimen del 78. Nada antes de ese momento. Nada sin ese texto jurídico, nacido a caballo de un cambio de régimen por edad, en el que, cuando menos, se han cuestionado sus características constituyentes, como se pueden cuestionar sin dudarlo, las características constituyentes de La Pepa, pues ninguna de las Cortes que les dieron origen lo fueron nunca.

Imperiofobia y Leyenda Negra....
Son quienes se apresuran a hablar de patriotismo constitucional, de bloque constitucionalista, de monarquía parlamentaria y constitucional, por supuesto, como si nada antes de ello hubiera existido y - de haber existido – nada hasta ahora hubiera sido legítimo y auténticamente español.

Gracias a Dios, que siempre estuvo de nuestro lado, a decir de aquellos italianos, la verdad es muy distinta. La verdad sin apellidos. Podríamos caer en el error de llamara verdad histórica, como si la relativa a esta disciplina fuese a ser distinta e interpretable de forma diferente a otras verdades, pero Machado en eso fue también categórico: “La verdad es la verdad, díganla Agamenón o su porquero”. No hay otra. Y de eso se trata hoy.

Hoy trataremos de situar los orígenes de España en su momento y en su contexto. Trataremos de entender por que España no es una propiedad transferible por ninguna generación concreta, como ya hemos afirmado en otras ocasiones y por qué va íntimamente ligada a la misión universal que siempre se dio a sí misma.

Trataremos de encontrar las razones por las que siempre ha sido puesta en cuestión fuera, pero sobre todo dentro de nuestras propias fronteras, y por qué algunos necesitan negar España.

Por cuestionar, se ha llegado a cuestionar que, sobre España, sobre su imperio, haya existido nunca la Leyenda Negra, basándose en que “algo de verdad contenía”. Es curioso, Leyenda Negra tienen sobre sí todos los imperios, especialmente los pujantes, mientras lo son.


Humberto Pérez-Tomé, Escritor y Editor
El americano es un buen ejemplo de ello. Pero solo hay un imperio que no necesita aclarar a quién se refiere la Leyenda Negra. La Leyenda Negra por antonomasia es la española, hasta el punto de que ningún ensayo suele mencionar la nacionalidad en sus títulos. No es necesario.

Y, sin embargo, solo hay unos responsables de que dicha Leyenda perdure más allá del Imperio: los propios españoles, que la hemos aceptado primero y ahora, según parece, negado su existencia. No es casual. Negar la existencia misma nos evita ponernos ante una realidad histórica incuestionable: la responsabilidad de su existencia recae sobre el protestantismo y sobre nuestra dejación; siempre la religión. Siempre la Cruz, siempre la Espada.

Trataremos hoy de todo ello con nuestros invitados de hoy que, una vez más, son auténticos primeros espadas de la historia y el periodismo. Enseguida los presentaremos en nuestro espacio Escrito en las Trincheras.

JF Lamata, periodista
Les habla Martín Ynestrillas y esto es Verdades como Puños en @Somos Libro

Escucha el audio del programa, pulsando sobre este enlace de color

Invitados de hoy: 
Santiago Cantera Montenegro, Prior de la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos, Doctor en Historia, escritor. 20 obras publicadas y otras en preparación
Mª Elvira Roca Barea, historiadora, autora de Imperiofobia, La Leyenda Negra (25 ediciones)
Humberto Pérez Tomé, editor y escritor
JF Lamata (Juan Francisco), periodista en Periodista Digital y @RadioYa
Enlaces de Interés:
https://cadenaser.com/ser/2019/01/03/sociedad/1546514475_048637.html
https://www.eldiario.es/sociedad/Valle_de_los_Caidos-Santiago_Cantera-Memoria_historica_0_796170501.html
https://elpais.com/politica/2019/01/05/actualidad/1546713022_737640.html
https://religion.elconfidencialdigital.com/opinion/jose-francisco-serrano-oceja/cabreo-Maria-Elvira-Roca-Barea/20180608233704025619.html
https://elpais.com/autor/maria_elvira_roca_barea/a
https://www.libertaddigital.com/cultura/libros/2018-06-10/elvira-roca-la-iglesia-catolica-camina-hacia-su-propia-destruccion-1276620100/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manifestarse o no manifestarse, he ahí el dilema