miércoles, 24 de septiembre de 2008

De natural comunicativo...

Parece que hoy, si no tienes un blog por lo menos, no eres nadie. No es que comparta la idea, pero como soy de natural comunicativo, opino sobre todo lo que se me pone al alcance, hablar y escribir son dos de mis habilidades y aficiones favoritas, soy polémico y polemista por naturaleza y la tecnología e internet han hecho que construir un blog sea extremadamente sencillo, ¿por qué voy a renunciar a iniciar uno y, de paso, evito eso de que, en opinión de algunos, si no tienes un blog no eres nadie?
No dispongo de mucho tiempo, así que no puedo ofrecer una periodicidad exacta y rigurosa. Son muchos temas los que me apasionan y sobre los que me siento obligado a opinar, a reflexionar y a expresarme en voz alta, por lo tanto tampoco será esto un blog monotemático, en el que se puedan encontrar opiniones fijas sobre determinados temas concretos. Todo lo contrario. Un día será lo oido en una emisora de radio, otro lo comentado por este o aquel político en el periódico o en televisión, al siguiente será la crisis y mi estado de ánimo respecto a ella y algo más tarde será la captura periódica de cetáceos en Dinamarca y Feroes la que llame mi atención.
Ya dije que soy polemista. Pero también soy polémico. No es fácil ser como soy, pensar como pienso, actuar como actuo - y además pretender escribirlo - y no reunir en torno a mi persona todo tipo de opiniones favorables o desfavorables sobre los temas más variados. No lo deseo, pero lo espero; estoy acostumbrado, de hecho y, en realidad, me trae sin cuidado lo que los demás opinen de mi por mala fe. Sólo acepto las opiniones y consejos de quienes los dan con el afán de ayudar, aunque no comparta con ellos ni el diagnóstico ni, por supuesto, me sienta obligado a tener en cuenta el contenido de los consejos. Es lo que tienen los consejos: que se dan gratis, siempre son para otro y, sobre todo, se tiene la oportunidad de tenerlos o no en cuenta sin que ni el que los dio se pueda molestar por ello, ni el que los recibe se sienta atosigado.
Así pues, bienhallado en el cibernético mundo de la comunicación internáutica. Bienvenidos a mis opiniones y ¡hasta la próxima vez!

No hay comentarios: