jueves, 26 de noviembre de 2009

El joc del penjat

Sé que no faltarán entre los nuestros quienes simpaticen y se feliciten por la “genialidad” de las juventudes de la izquierda republicana de Cataluña (ERC), de felicitar unas fiestas navideñas, en las que por supuesto se ciscan alegremente (y si no que se lo pregunten a esa suerte de embajador que se han buscado - y que fuera líder de la formación - el aragonés Pepe Pérez, más conocido como Jusep Lluis Carod Rovira, cuando jugaba, nada menos, que con una réplica de la corona de espinas con que fue torturado nuestro Señor) con la silueta, la efigie y la caricatura - todo en uno - del monarca Borbón.

Es lógico; a la inmensa mayoría de los españoles documentados nos parece que, en general, la institución monárquica, tal y como se entiende en la actualidad, es un anacronismo de dimensiones sobrenaturales, que cuando se adereza de constitucionalismo y parlamentarismo es, sin duda, una tomadura de pelo costosísima, absurda y humillante, para cualquiera que crea tanto en la igualdad de oportunidades o de los ciudadanos ante la ley, como en los que creemos en el gobierno de los mejores. No digo nada ya si además creemos en la responsabilidad de los actos de cada cual, especialmente cuando se está al frente de una nación y se es Jefe Supremo de sus Fuerzas Armadas.

Esto sería así, hoy, con los Trastamara, con los Austrias mayores, con los Austrias menores, con las aventuras de la casa Bonaparte y con la de Saboya, pero cobra especial magnitud con la casa de Borbón, reina de la felonía y de la traición para con España y con los españoles de muchas generaciones, y especialista en mantener el poder real – verdadero, me refiero - primero y, de no ser posible, el poder adquisitivo en cualquier ciudad europea – ya sea en Francia, en Portugal o en Italia – sin derramamientos de sangre.... propia. Ha sido así a lo largo de su existencia, pero es verdaderamente repugnante con su actual representante, el que hoy aparece colgando de la horca de ERC.

Y es que el actual Borbón, que fue elegido a dedo por Franco saltándose a la torera cualquier derecho dinástico porque le salió de salva sea la parte, que ascendió “a los cielos” jurando solemnemente los Principios y Leyes Fundamentales del Movimiento – y del Reino – para ciscarse en ellos una vez muerto su restaurador sin pestañear y ciscándose, de paso, en los supuestos derechos de su difunto padre sin temblarle el pulso ni por un momento, pretende, como todos ellos, poseer una suerte de halo sobrenatural que lo hace mejor que el resto de la humanidad y que le impide ser responsable de sus actos aunque de esos actos dependa, por ejemplo, la sanción de una ley asesina de bebés, en una dinastía que debiera ser, por definición, garante de nuestra esencia cristiana y de la vida de los ciudadanos a los que ¿representa?.

Pero además, falto, como decimos, de toda responsabilidad, sí se ocupa en cambio de llenar el panorama nacional de borboncitos por docenas, todos a lomos del erario público o de una suerte sucedánea de tráfico de influencias, merced a las “colocaciones laborales” de su estirpe y a los fondos destinados al mantenimiento de la casa real. Eso sí, reclamando para todos sus miembros, el derecho a ser personitas normales, con su intimidad, su libre elección de pareja, sus divorcios previos o posteriores, sus vacaciones en Mallorca y el Pirineo, etc. etc. etc.

No creo, pues, que nadie presuponga en mi ánimo la más mínima comprensión hacia los borbones y su actual representante.

En lo ideológico, en cambio, no tengo muy claro cuál es la diferencia – en la representación de la Jefatura del Estado, me refiero – entre la monarquía hispana, visigótica y de la Reconquista (antes de hacerse hereditarias), la que alzaba a sus monarcas sobre el escudo para elegirlos de entre los mejores, tuviesen o no sangre real – don Pelayo no la tenía – y la elección “democrática” de un candidato por el sistema de sufragio universal, sin atender a otro requerimiento que el derecho de todo hombre a ser elegible y elegido, por el mero hecho de serlo (concepto actual, harto dudoso, para mi gusto).

O mejor dicho, sí tengo muy claro que soy mucho más partidario de un sistema en el que la jefatura es elegida de entre los mejores y por los mejores, se le llame a eso monarquía, república, república sindical o pluscuamperfecta, y en cuya función se exigen compromisos, se dotan recursos, de asumen responsabilidades y se toman decisiones. Y ello, tampoco ocurre con las repúblicas democráticas al uso, donde el papel de presidente es tan vacuo, tan inútil, tan caro y tan vacío de contenido como el de la monarquía parlamentaria, con la salvedad de ser elegido entre quienes los partidos proponen.

Sin embargo retomo el principio de este artículo. Felicitarse, reírse, congratularse por la “gracieta” de los republicanos independentistas es, a mi modo de ver, un error de bulto. A los republicanos independentistas de la izquierda separatista, por definición, les importa tres pitos lo que ocurra en lo que para ellos es el “país vecino”, en relación con su jefatura de Estado.

Lo que les importa es que quien la ejerce – real o teóricamente – es el representante de España, incluida la región catalana que ellos pretenden escindir. Y como tal, al rey, a su abuela si fuera ella, al hipotético presidente de nuestra república o a un triunvirato, si fuera el caso, les ofrecerían el mismo tratamiento en las Navidades, mientras cualquiera de ellos representara a España entera con firmeza y en toda su esencia.

No hacerlo no es sino el símbolo de que confían en que, en las actuales circunstancias, con las actuales reglas, los débiles representantes de la que pudiera ser un Tercera República – si es que cuenta la primera – no tardarían en concederles, o en su caso se la arrebatarían, la cacareada independencia que, en gran medida, ya se deduce del actual Estatuto y de la probable próxima sentencia del Tribunal Constitucional.

Por ello, la quema de banderas españolas – con su escudo monárquico – la no izada en los lugares que corresponde, la quema de fotos del Borbón, la felicitación de Navidad y tantas y tantas otras afrentas no se pueden circunscribir a la nefasta casa de Borbón, con cuyo fin inmediato no sólo comulgo sino que lo espero con ardor, sino a la ofensa a España, a los españoles, a lo que representamos y a nuestra sagrada unidad.

Y ahí, señores de la Esquerra, me tendrán como siempre, enfrente, aunque supusiese tener que salvarle el... final de la espalda a un miserable Borbón.


Wikio

21 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Pues gracias al Borbón pueden hacer eso.
Recuerdo el otro dia, cuando ví el juramento sobre los principios del Movimiento Nacional, y le dijeron claramente: si lo cumples que Dios te lo pague, si no que te lo demande.
Así que espero que Dios le demande a Juan Carlos el haber roto un juramento hecho sobre las Escrituras y que a Ezquerra le metan un buen puro por quebrantar las leyes.

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Joder,es dificil sumarse a la defensa de un Borbon y concretamente del actual,pero me sumo a tu reflexion de ataque a todo lo español.
Pues nada con todos los matices del mundo:
VIVA EL REY
Y sin ningun matiz:
VIVA ESPAÑA

Martín Ynestrillas dijo...

Cuidadín, cuidadín, que a lo más que estoy dispuesto es a salvarles... la espalda, en la medida en que ello sea compatible con la Libertad, grandeza y unidad de España. Si no, tampoco. Ni quiero, ni pretendo defender felonía alguna y a mí al Borbón, como si lo hacen picadillo

Anónimo dijo...

Hola, sóc un noi català i tinc 23 anys.
Només cal veure quin tipus d'adornaments tens al blog (ho dic pels abortaments i banderes)per fer-se una idea de la teva ideologia.
No entendreu mai que els catalans hem sigut un poble reprimit pels espanyols i només valorat per ser el motor econòmic (al igual que el Païs Basc) d'Espanya.
Ens odieu però només ens voleu per "la pela". Segurament no seré ni la meitat de cult que vosté, però segur que tu no tens la suficient empatía per entendre el que de tot plegat.
La manipulació de la informació realitzada per gent com tu i mitjans de comunicació com Telemadrid, Tele5, Canal 9, Antena3,... no ajuda gaire a la difusió verdadera de la realitat nacional catalana.
Bé, podria estar hores escrivint però no val la pena.
Acabo amb aquesta reflexió: si vivim en una democràcia, on el poble té el poder, no hauria de ser cap crim la celebració de referèndums de caire independentista, ja que sería el poble el qui decidiria, per tant, estem en concordança amb el significat de la paraula DEMOCRÀCIA.

Salut i espero abans de morir-me veure una Catalunya lliure per decidir.

Martín Ynestrillas dijo...

Hola anónimo catalán de 23 años. Me alegro de verte por mi blog, porque eso significa que hay una mínima esperanza de recuperar tu capacidad intelectual y que aprendas aquellas cosas que, desgraciadamente, nunca te enseñaron. Es lógico, has nacido ya bajo la dictadura del nacionalismo catalán independentista y lo único que te han enseñado es a odiar a tus compatriotas, a creer en una historia virtual que jamás existió y lamentarte con datos falsos que o no te has molestado en comprobar o simplemente no te dejaron. No te culpo por ello.

Me satisface que, por el hecho de encontrar en mi blog un cartel antiabortista y una bandera española sin escudo (con un toro, para ser más exactos), tu hayas llegado a concluir cuál es mi ideología, pero lamento que no lo digas, porque así, nuevamente, podría corregirte. Yo pensaba que ser antiabortista era una condición moral, que amparan todas las religiones monoteístas del mundo (más del 80% de la población mundial) y buena parte de los catalanes, aunque sean independentistas, como tú, pero desde tu atrevida inocencia y tu educación monocorde y sectaria has concluido a ti antojo.

En cuanto a la bandera, que te aclaro no es un diseño mío sino el anagrama de un enlace, es la bandera española, que ampara a 43 millones de paisanos, algunos de ellos patriotas, como yo, y otros engañados - como tú - consecuencia de la ausencia de una mínima educación histórica veraz desde hace más de una cuarto de siglo en Cataluña, a la cual, probablemente, llegaron tus papás o tus abuelos desde Andalucía, Extremadura, Castilla o cualquier otro lugar de nuestra extensa patria a la que tanto han aportado los buenos catalanes.

No es de extrañar, viendo la composición de los miembros del gobierno tripartito que os gobierna, porque ni uno sólo de ellos, desde Montilla a Carod, pasando por los demás, son catalanes. Los hay mallorquines - que sí fueron reino – aragoneses, que también lo fueron, andaluces - que a los más que llegaron fue a ser sede de los califatos, durante la invasión musulmana – castellanos, que fue el reino más grande de las Españas, valencianos, que también fueron reino, pero catalanes, catalanes, no, y no porque no fueran jamás un reino, como a ti te han contado un millón de veces falsamente, pues tan solo fuisteis condado aragonés (lo que por otro lado no os hace menos importantes para la construcción de España, sino todo lo contrario) sino porque es así como se construyó España: con la aportación de todos.

No te preocupes, Madrid – la caverna, como la llama tu presidente – nunca pasó de ser villa y, desde luego, no fue nunca reino, sino parte de Castilla y a veces sede de su gobierno, pero no nos importa lo más mínimo y no nos acompleja en absoluto. Los madrileños hemos nacido aquí o no, y nuestros padres y abuelos vienen, como los tuyos, de todos los rincones de España.

Pero no te preocupes, chaval, porque tienes inquietudes y tengo una buena noticia para ti: Lo tuyo se cura leyendo y estudiando. Tendrás que salir de Cataluña, eso sí, o usar internet, porque a vosotros os han programado con una sola pista y será difícil, pero no imposible.

Entrar a valorar aquí las boberías que dices del odio, las aportaciones económicas y la empatía, no es correcto, porque esto no es un foro, sino un blog, y las lecciones son de un curso más avanzado, pero puedes seguir viniendo siempre que quieras y, con gusto te ilustraré de lo que dudes. Puedo recomendarte libros, textos, que te ayudarán. No te preocupes, no está todo perdido. Mira, para empezar, te voy a recomendar uno: El bucle melancólico, de Jon Juaristi. ¡No te quejarás! Te lo he puesto fácil. Y simultáneamente puedes buscar por ahí “Otra historia de Cataluña”. (Sigue)

Martín Ynestrillas dijo...

(Continuación):
Por otro lado, y antes de despedirme, déjame hacerte dos recomendaciones: la primera es que no arrojes tu bello idioma español, el catalán, a la cara de los demás, porque aquellos que amamos España, adoramos todas sus facetas y el empleo que tú haces del catalán sólo provoca rechazo. Estoy seguro de que hablas perfectamente el otro idioma español, el castellano, que hablamos todos en España, y que entenderás, en cambio, que yo no hable catalán, aunque lo entienda casi todo.

Cuando uno escribe para otro, lo que quiere es que le entiendan. Y entiendo que cuando entras en mi blog, y escribes, eso es lo que quieres, que te entienda. ¿Sabes lo que hubiera pasado con un texto en tagalo?, que lo hubiera ignorado, porque no tengo forma de comunicarme en él.

Afortunadamente mi cultura es más amplia que la tuya, producto de la edad, de la libertad y de la voluntad, y entiendo casi todo lo que se dice o escribe en nuestro precioso catalán. No soy capaz de escribirlo, pero no te preocupes, porque muchos amigos catalanes, tan españoles como tú o como yo, escriben catalán perfectamente, y me van a traducir este texto para ti. No pasa nada por amar lo nuestro.

La segunda recomendación es que no te dejes engañar. Dios no existe o deja de existir porque lo diga la mayoría en eso que tú crees democracia. Existe, diga lo que diga la mayoría. Y si no existiera, tampoco dependería de la mayoría. Y como eso, hay miles de cosas. Por ejemplo la virtud de tu madre, la edad de tu abuela, el color de tu pelo o.... la españolidad de Cataluña. No depende de lo que digan unos pocos o muchos enfermos sociales. Es fruto de una realidad que sobrepasa en mucho tus 23 años. En unos 2000 años más o menos, lo sobrepasa.

Te espero por aquí cuando gustes. ¡Ah! para tu información, sí tengo una ideología: soy falangista, pero eso era fácil de averiguar; bastaba con que leyeras las entradas de este blog, cosa que, además, ni siquiera has hecho para juzgarme. ¡Visca Catalunya, Arriba España!

Anónimo dijo...

Hola!!! Ja hem tens per aquí! Perdona per no dir el meu nom, és Xavi.

He llegit tot l'escrit (ho dic per si tens algun dubte).

Primerament et voldria dir que l'educació que he rebut és la suficient per tenir capacitat autònoma de raonament i saber ser crític per escollir la informació veraç.
Per sort no he nascut sota cap dictadura cosa que els meus pares i avis no poden dir.
La meva família no prové de cap altre lloc que no sigui Catalunya. Encara que si no fos així, tampoc passaria res, en això coincidim ja que, la consciència nacional no entén de procedències, sinó de sentiments.

Ja t'he dit en l'escrit anterior que segurament no seré ni la meitat de culte que vos, però dintre la meva vulgaritat, crec que comparar el sentiment nacional català amb una malaltia (en referència a que hi ha una cura contra aquest)no és de ser gaire astut. Segurament també em diràs que tens una recepta miraculosa que cura l'homosexualitat, no?

Respecte a l'ús de l'idioma català en aquest “blog”, crec que no és inconvenient, atès que és un idioma cooficial dintre la teva estimada Espanya (exceptuant Europa on incomprensiblement no és una llengua oficial) i parlat lliurement per molta gent, cosa que en temps anteriors no era possible. Per tant, com que tinc el dret a utilitzar-lo lliurement, ni se m'ha passat pel cap renunciar-hi.
A qui li interessi el que dic, ja s'espavilarà per traduir-ho, que de traductors a la "web" n'hi ha uns quants.
Per cert, el castellà no el domino gaire ja que on pertanyo, el Delta de l'Ebre, aquest idioma és minoritari, és més, m'atreviria a dir que és gairebé inexistent.

Una altra cosa, en referència a la política, sigui d'on sigui, no em veig gaire identificat amb cap partit polític, la raó és que les Terres de l'Ebre han estat abandonades o utilitzades políticament, només per treure'n benefici sempre pensant en ells i no amb el que realment és necessari per a aquestes, bé siguin polítics catalans, espanyols o fins hi tot ebrencs (polítics locals).
Sí que m'identifico amb la capacitat del poble per decidir lliurement el camí a seguir, cosa que en qualsevol democràcia actual és realment car de veure i que penso que hauria de ser un dret.

Per acabar, només dir-te que la gent com tu, encara dóna més ganes de creure en que algun dia no gaire llunyà, el poble català podrà decidir el seu futur i independitzar-se democràticament d'Espanya.

Salutacions d'un vulgar.

Visca Catalunya lliure!!

Postdata: aquí podeu trobar un TRADUCTOR català-castellà i viceversa: http://www.softcatala.org/traductor

Martín Ynestrillas dijo...

Para Xavier:

Hola anònim Català de 23 anys. Me n'alegro de veure't pel meu bloc, perquè això vol dir que hi ha una mínima esperança de recuperar la teva capacitat intel • lectual i que aprenguis aquelles coses que, malauradament, mai et van ensenyar. És lògic, has nascut ja sota la dictadura del nacionalisme català independentista i l'únic que t'han ensenyat és a odiar als teus compatriotes, a creure en una història virtual que mai va existir i lamentar-amb dades falses que o no t'has molestat a comprovar o simplement no et van deixar. No et culpo per això.

Em satisfà que, pel fet de trobar en el meu blog un cartell antiavortista i una bandera espanyola sense escut (amb un toro, per ser més exactes), el teu hagis arribat a concloure quina és la meva ideologia, però lamento que no ho diguis, perquè així, novament, podria corregirte. Jo pensava que ser antiavortista era una condició moral, que emparen totes les religions monoteistes del món (més del 80% de la població mundial) i bona part dels catalans, encara que siguin independentistes, com tu, però des del teu atrevida innocència i la teva educació monòton i sectària has acabat a tu gust.

Pel que fa a la bandera, que et aclareixo no és un disseny meu sinó l'anagrama d'un enllaç, és la bandera espanyola, que empara a 43 milions d’ paisans, alguns d'ells patriotes, com jo, i altres enganyats - com tu - conseqüència de l'absència d'una mínima educació històrica veraç des de fa més d'una quart de segle a Catalunya, a la qual, probablement, van arribar els teus pares o els teus avis des d'Andalusia, Cataluña, Castilla o qualsevol altre lloc de la nostra extensa pàtria a la qual tant han aportat els bons catalans.

No és d'estranyar, veient la composició dels membres del govern tripartit que us governa, perquè ni un sol d'ells, des de Montilla a Carod, passant pels altres, són catalans. N'hi ha mallorquins - que sí que van ser regne - aragonesos, que també ho van ser, catalans - que als més que van arribar va ser a ser seu dels califats, durant la invasió musulmana - castellans, que va ser el regne més gran de les Espanyes, valencians , que també van ser regne, però catalans, catalans, no, i no perquè no fossin mai un regne, com a tu et han comptat un milió de vegades falsament, ja que només vau ser comtat aragonès (el que d'altra banda no us fa menys importants per a la construcció d'Espanya, sinó tot el contrari) sinó perquè és així com es va construir Espanya: amb l'aportació de tots.

No et preocupis, Madrid - la caverna, com li diu el teu president - mai va passar de ser vila i, per descomptat, no va ser mai regne, sinó part de Castilla i de vegades seu del seu govern, però no ens importa gens ni mica i no ens s'acomplexen en absolut. Els madrilenys hem nascut aquí o no, i els nostres pares i avis vénen, com els teus, de tots els racons d'Espanya.

Però no et preocupis, noi, perquè tens inquietuds i tinc una bona notícia per a tu: El teu es cura llegint i estudiant. Hauràs de sortir de Catalunya, això sí, o fer servir Internet, perquè a vosaltres us han programat amb una sola pista i serà difícil, però no impossible.

Entrar a valorar aquí les boberías que dius de l'odi, les aportacions econòmiques i l'empatia, no és correcte, perquè això no és un fòrum, sinó un blog, i les lliçons són d'un curs més avançat, però pots seguir venint sempre que vulguis i, amb gust us ilustraré del que dubtis. Puc recomanar-te llibres, textos, que t'ajudaran. No et preocupis, no està tot perdut. Mira, per començar, et vaig a recomanar un: El bucle melancòlic, de Jon Juaristi. No et queixes! T'ho he posat fàcil. I simultàniament Podeu cercar-ne aquí "Una altra història de Catalunya". (sigue)

Martín Ynestrillas dijo...

Para Xavier (continuación):

D'altra banda, i abans d'acomiadar-me, deixa'm fer-te dues recomanacions: la primera és que no llancis teu bell idioma espanyol, el català, a la cara dels altres, perquè aquells que estimem Espanya, adorem totes les seves facetes i l'ocupació que tu fas del català només provoca rebuig. Estic segur que parles perfectament el altre idioma espanyol, el català, que parlem tots en Espanya, i que entendràs, en canvi, que jo no parli català, encara que ho entengui gairebé tot.

Quan un escriu per a un altre, el que vol és que li entenguin. I entenc que quan entres en el meu blog, i escrius, això és el que vols, que et entengui. Saps el que hagués passat amb un text en tagal?, Que ho hagués ignorat, perquè no tinc manera de comunicar-me en ell.

Afortunadament la meva cultura és més àmplia que la teva, producte de l'edat, de la llibertat i de la voluntat, i entenc gairebé tot el que es diu o escriu en el nostre preciós català. No sóc capaç d'escriure, però no et preocupis, perquè molts amics catalans, tant espanyols com tu o com jo, escriuen català perfectament, i em van a traduir aquest text per a tu. No passa res per estimar el nostre.

La segona recomanació és que no et deixis enganyar. Déu no existeix o deixa d'existir perquè ho digui la majoria en això que tu creus democràcia. Existeix, digui el que digui la majoria. I si no existís, tampoc dependria de la majoria. I com això, hi ha milers de coses. Per exemple la virtut de la teva mare, l'edat de la teva àvia, el color del teu cabell o. ... l'espanyolitat de Catalunya. No depèn del que diguin uns pocs o molts malalts socials. És fruit d'una realitat que sobrepassa en molt els teus 23 anys. En uns 2000 anys més o menys, el sobrepassa.

Te espero per aquí quan agradis. Ah! per a la teva informació, sí que tinc una ideologia: sóc falangista, però això era fàcil d'esbrinar, n'hi havia prou amb que llegissis les entrades d'aquest bloc, cosa que, a més, ni tan sols has fet per jutjar. ¡Visca Catalunya, Arriba España!

¿Ves, Xavier, que no pasa nada? Ya puedes volver a escribir en castellano, para que nos entendamos todos. Un saludo

Anónimo dijo...

Hola Martin, sóc en Xavi.

No em sembla just, encara que no sigui del teu gust, que no publiquis l'escrit que et vaig enviar. I que tingui que escriure'l en castellà para que la resta de gent que visita el teu blog, sàpigui que pensa altra gent no afina a la vostra ideologia. Crec que vaig posar les suficients facilitats per a que tothom el poguès entendre, no? Al igual que tu has utilitzat el traductor per traduir l'escrit anterior, la resta poden utilitzar aquesta eina per comprendre el text. És de calaix.
Sincerament no entenc perquè em vols fer escriure el text en castellà. Bé potser sí que ho entenc, no fa molt temps enrere també es feia. I tampoc entenc perquè no em deixes expressar-me lliurement en el teu blog.

Bé, fés el que millor et sembli però crec que t'ho havia de dir.

Salut!

Martín Ynestrillas dijo...

Hola Xavier:

Ya hemos ganado algo; has vuelto y te has leído mi respuesta. El artículo original no, porque en él no hay nada con lo que estés en desacuerdo, pero al menos mi respuesta sí, y por lo tanto te comunico otra buena notica: ¡ha empezado tu curación!
El tratamiento y su duración, no obstante, dependerá de ti mismo, pues cuanto más leas y más aprendas, antes entenderás que tus “sentimientos”, como tú los llamas, obedecen a una educación sectaria y falsa, y por lo tanto tu visión de la realidad catalana también.
Sí conviene, no obstante, corregir el diagnóstico. La enfermedad no es tener sentimientos patrióticos, aunque sean erróneos; la enfermedad es cultural, es no aprender y no querer aprender, es rechazar cualquier cosa que ponga en cuestión los argumentos que, a tus cortos 23 años, te han inculcado de manera tan triste. Y esa enfermedad - licencia lingüística evidentemente, no patológica – sólo se cura leyendo y estudiando.
Siento defraudarte, pero no tengo solución, ni milagrosa ni humana, para el asunto de la homosexualidad, que efectivamente, según prestigiosos psiquiatras y psicólogos postergados por decir estas cosas tan políticamente incorrectas, es efectivamente una enfermedad, pero de ella lo único que me preocupa es que me la quieran imponer por la fuerza como modelo, como por ejemplo, que se yo... rotular todos los comercios de Cataluña sólo en catalán o no poder asistir al colegio en la lengua oficial del estado y cooficial de la región ¿Comprendes la idea de la imposición y la dictadura?
Te lo digo de otra manera. Si en la dictadura a la que tú te refieres – que te la han contado porque hacía 11 años que habría acabado cuando tú naciste - fuera cierto lo que tú dices, ni tus abuelos, ni tus papás ni tú, por supuesto, hablaríais catalán. Acudir a las hemerotecas y bibliotecas es una saludable recomendación para esta parte del tratamiento. Allí podrás comprobar que te mienten y mientes tú al contarlo cuando afirmas que no se podía hablar catalán. Eso es ahora, donde tú mismo afirmas hablar mal el castellano porque en la zona del delta es, según tú, marginal o incluso inexistente.
De la frase se desprenden dos cosas: que te congratulas de que se hayan puesto todos los medios para imponer el catalán, acabando con todo vestigio del castellano, y que tú mismo asumes ya la mentira consciente – no la aprendida – cuando te permites el lujo de decir que en el Delta no se habla castellano. Xavi, mientes deliberadamente, pero si no lo hicieras, no harías sino darme la razón: la dictadura nacionalista os ha hecho tanto daño que me va a costar mucho más trabajo de lo previsto curarte.
Me dices, con todo el cinismo, que ni se te pasa por la cabeza renunciar a tu idioma y sin embargo lo haces, porque tan tuyo es el catalán como el castellano, ambos españoles. Pero lo haces, te lo repito una vez más, usando el catalán como arma arrojadiza, como elemento de identidad disgregadora y eso, Xavier, no lo acepto.
Esto, como tantas otras cosas que te expliqué ayer, no se vota. No es un derecho de los más sobre los menos. Es un derecho que sólo tengo yo. El de decidir en qué idioma se escribe en mi blog lo decido yo, como tú puedes decidir en qué idioma se escribe en el tuyo, si lo tienes. Te agradezco el traductor que, en el futuro, usaré si me hiciera falta, pero no será ya para contestarte a ti. Ya te he mostrado que a mí no me importa nada la existencia de ambos, pero la convivencia se basa en el respeto y la comunicación en el entendimiento. No me vas a imponer una realidad falsa, respecto a tu castellano, Xavier.

Martín Ynestrillas dijo...

Por último, decidir si la cocina de mi casa forma parte de mi vivienda tampoco se pone a la votación de nadie. Si lo hiciera, no obstante, no se lo preguntaría sólo a la cocinera, caso de que existiera, sino a todos los miembros de mi familia. ¿Comprendes la idea, Xavi?
En todo caso, no te preocupes, no vas a votar si quieres que mi cocina sea independiente del resto de mi casa, Xavi.
Pero no quiero despedirme sin decirte por qué no se vota la segregación de un pueblo.
Cataluña, como España en su conjunto, o como la Rioja, no son el resultado de una generación concreta de 23 años de edad, o de un momento concreto y puntual de la historia. Son el resultado de varios miles de años, del concurso de voluntades de todo un pueblo que, procedente de varias culturas y de todas las regiones, construyó lo que hoy es cada una de ellas y de España en su conjunto. Y se las entregaremos a las generaciones venideras como fruto de lo que nuestra generación actual haga con ellas. Todos tenemos el deber de cuidarlas y de engrandecerlas, pero no tenemos el derecho de destruirlas y de restárselas ni a nuestros muertos ni a nuestras futuras generaciones.
Es más, no es posible la existencia de una sin la otra, porque España es la suma de un montón de regiones entre las que destaca Cataluña, y no existiría sin Cataluña.
Pero esta entrada es ya demasiado larga para lo que admite blogger y seguro que la tendré que partir en dos. Me ha gustado tenerte por aquí. Vuelve cuando quieras

Martín Ynestrillas dijo...

Ay, Xavi, Xavi, que poca confianza tienes.... ¿No pensarás que te estaba censuramdo no? Claro, lo comprendo, si yo quisiera expresarme en mi propio negocioo en Cataluña en el idioma oficial, el castellano, no podría, pero en mi blog no es el caso; Sin embargo tengo otras cosas que hacer y además me obligas a leerte en un idioma que mal leo y nada escribo. ¡Dame tiempo, hombre, para contestarte! ¡Que yo tengo otras ocupaciones aparte de las clases que te tengo que dar a tí!

Bueno, en todo caso, como ya te he dicho, la única condición para publicar en mi blog es el respeto y en eso, tu has sido muy correcto, pero como también te he dicho, yo no te voy a contestar más si te diriges a mi en un idioma que no es el que ambos hablamos en nuestro país. Vuelve pronto

Anónimo dijo...

Martín, eres genial. Pa qué más aderezos.


¡Camaradas: Arriba Falange Española!
¡Arriba España!

Yonsi dijo...

Encontré esto de casualidad por internet.
Aunque a simple vista pareces más equilibrado que Ricardo, enseguida pecas de lo mismo que él: sólo ves la paja en el ojo ajeno.

Por ejemplo cuando contestas a Xavier que piensa como piensa como consecuencia de una educación equivocada. Mientras cuentas en tu biopic que "milité en Fuerza Joven desde los 12 años hasta la..."

¿nunca te has planteado que tú también eres como eres por como te han educado?

Sinceramente, creo que si no te hubieran empezado a lavar el cerebro a tan tierna edad ahora no te sentirías tan inadaptado.

Por último, decirte que el catalán es una lengua bellísima (y española) que hay que proteger y fomentar para enriquecimiento general. El castellano no corre ningún peligro por ello.

Feliz Navidad

Martín Ynestrillas dijo...

Hola Yonsi: Bienvenido tú también a mi blog. Lo que no acabo de saber es qué me quieres transmitir que no haya dicho yo ya antes. Empecemos por el final: Que el catalán es una lengua bellísima y española que hay que fomentar no sólo se desprende de mi artículo, es que se afirma categóricamente. Tanto que me he tomado la molestia de contestar en catalán, de manera que supongo que símplemente te unes a mi manifestación, lo cual agradezco; En lo que ya no estoy de acuerdo es en que el castellano, la lengua hispana por antonomasia no corra ningún peligro. En Cataluña me refiero. Pero en todo caso, yo no me he referido en ningún caso a los peligros que pudieran sufrir los 400 millones de hipanohablantes, sino a la falta de libertad y al absurdo de perseguir y estigmatizar su uso en Cataluña, lo cual es mera observación de la realidad.

Por lo demás, tampoco ofreces ninguna información adicional sobre mí mismo: Sí, soy como soy porque me educaron como me educaron: con rigor, con libertad, con principios, con amor... Después me he molestado en cultivarme por mi cuenta. es lo que tiene ser un hombre libre y comportarse como tal en una sociedad que debería serlo.

Este es el problema de Xavi. Que no ha sido educado en libertad. Fíjate que no hablo de bien ni mal, de equivocaciones o aciertos. hablo de veracidad, libertad, globalidad. Indudablemente si ambos hemos sido educados respecto a una misma cosa con conceptos distintos, uno de los dos está equivocado, pero ello se desprende, una vez más, de la verdad y la libertad.

Por último, mi cerebro está perfectamente limpio y cultivado sin necesidad de que nadie le aplique más higiene que la que yo mismo me aplico. Que yo empezara a militar a los 12 años - lo creas o no - fue una decisión personal que nada tiene que ver con mi familia - sí mi educación - y no tengo que recordarte que bien pronto hube de valerme por mí mismo en todos los aspectos. Que tú concluyas que me siento inadaptado o te permitas el lujo de juzgar determinado grado de equilibrio - al margen de ser una impertinencia - te califica a ti, no a mi, pues te conviertes en juez de las actitudes humanas como si estuvieras por encima del bien y del mal. Yo no tengo información suficiente para juzgarte a tí más allá de la impertinencia y tú tampoco para juzgarme a mi. Pero me satisface que te interese lo que escribo y que te molesstes en comentarlo. Te lo agradezco. Vuelve cuando quieras y pasa una bonita Noche de Paz

yonsi dijo...

Que curioso, pero si es la primera vez que me
contesta el amo de un blog y eso me hizo feliz esta mañana ..será la navidad)
y hasta me escribió un montón de lineas, broter¡
cómo yo iba a imaginar que un pequeño coment daba para tan larga reflexión, y mucho que te agradezco tu dedicación, amigo

No pongo en duda que te educaron con rigor y libertad, pero en que te basas para afirmar que "a mi sí, pero a Xavier no" ?

sabes que este tipo de argumentos fuera de este blog no te valen para ir por el mundo, pero si creertelo así te hace feliz, pues adelante muchacho, no seré yo quien te prive (en tu casa) de creerte más que el resto

Bon nadal

Martín Ynestrillas dijo...

La mera observación, Yonsi, La mera observación. La realidad es tozuda y la verdad también. Y lo creas o no , es lo único que sirve para ir por el mundo, dentro y fuera de este blog. Lo de creerse más que el resto es algo que, de momento, sólo lo practicas tú, al menos en este blog. Pero he de reconocer que, a mis 45 años, me satisface que alguien me llame "muchacho". Vuelve cuando quieras. ¡Feliz Navidad!

P.D.: Contesto por cortesía pero estoy de acuerdo contigo en que esto no es un foro, de manera que, si te parece, lo dejamos aquí. Ya tendrás oportunidades de volver a la carga en cualquier otra entrada.

Anónimo dijo...

Estás más acabado, que la Falange.
Jefe de centuria, porque ya a tu edad no serás un flecha,de esa pandilla de reaccionarios.
Recuerdo que cuando era pequeño, para ir de excursión en mi colegio,que era público, había que ser de la O.J.E.
No recuerdo nada igual a esa forma de servilismo,paternalismo,lameculismo que allí se fomentaba con exacerbada violencia física y mental.
Que os den a todos los nacionalistas de cualquier ideología mucho por el...

Anónimo dijo...

cobardes

Martín Ynestrillas dijo...

No, no soy flecha tristemente, pero tampoco jefe de centuria. Lo fui, hace muchos años, pero ya no tengo edad. Tú, sospecho que tampoco, pues a mis 45 años y habiendo estudiado siempre en colegios públicos jamás me obligaron a afiliarme a la OJE. ¡Y mira que me hubiera gustado! Y eso que la OJE ya no era el Frente de Juventudes. Ya no era aquello de los valores: milicia, disciplina, trabajo, amor a la patria, camaradería... Se conservaban algunas cosas adulteradas, pero nada que ver... Tu debes ser muy mayor (o mientes como un bellaco, que es otra posibilidad, amparado en el desagradable anonimato) porque como digo la OJE (que sigue existiendo) no fue obligatoria jamás. Pero en todo caso, quizá por esa misma edad, te cuesta trabajo encontrar situacioes reales de violencia física, mental y contras las mínimas libertades, pero no te preocupes, que yo te lo recuerdo: Se llama Educación obligatoria para la Ciudanía. Pero veo que no te hace falta cursarla; tu falta de argumentos, tus desagradables insultos, tu escasez de palabras para expresar ideas, en el caso de que las tuvieras, te hacen digno de la mejor LOGSE. Siento que no hayas tenido tiempo de opinar sobre el artículo, - enredado, como estabas, en insultarme - que es de lo que se trata en estos blogs, pero tampoco creo que nos perdamos nada. Me encantaría invitarte a seguir por aquí, como he hecho con cuantos discrepantes o no, se han mostrado correctos en el trato, pero desgraciadamente tú sólo has aprovechado mi casa virtual para eruptarme encima, así que no hace falta que vuelvas, "anónimo"