viernes, 25 de junio de 2010

Tiene que perder "la roja"


Es imprescindible. Tiene que perder la roja. Y además debe hacerlo por cuantos más goles mejor, por si acaso. Aunque siento que si pierde la roja, el que se apuntará el tanto será Rodríguez Zapatero, que para estas cosas está siempre a la que salta, dispuesto a hacerse una fotito para el futuro y sobre todo, dispuesto a aparecer como el gran triunfador, el Gran Timonel del Gobieno de España. Y es que si pierde la roja, acabará la crisis, la huelga se desconvocará, la reforma laboral será pecata minuta, la alegría volverá a nuestros hogares maltrechos, la cola del paro cantará ¡oé!, ¡oé!, ¡oé!, los 9 millones de pobres de España mitigarán los crujidos de sus estómagos y la lesgislatura alcanzará el final del viaje sin contratiempos. Somos así. Cualquier cosita nos vale. ¡Para que luego nos digan que la religión es el opio del pueblo!. O que Franco hacía carreteras y 600 para que se matase la gente los fines de semana, pantanos para que se ahogaran y fútbol para los que no salían. Es decir, para que todos estuviéramos idiotizados el máximo tiempo posible. Sí, sí, que esto lo he oído y leído yo. ¡Con dos webs!

Pero el fútbol de ahora es otra cosa. Es un asunto de Estado. Forma parte del Bien Común y del Interés General, no como antes y, desde luego, tiene un efecto innegable en la economía. Sobre todo en la de los jugadores, represetantes, directivos, clubes, televisiones y patrocinadores publicitarios, que se forran a costa de nuestra innegable necesidad de fútbol. Al fin y al cabo, presumiblemente, todos ellos formarán parte del privilegiado colectivo de los billetes de 500 euros, del principado de Lichtenstein y de la lista de Suiza, es decir, de todos los que se llevan la pasta fuera de España, sin tributar, escamoteandola al fisco, delinquiendo, en una palabra; contribuyendo a que las arcas del Estado se terminen nutriendo de aquellos a los que sí tiene cogidos por los webs - que no son otros que los funcionarios, los jubilados, los autónomos, los contribuyentes pelaos - mientras - eso sí - ahora se les hace planes de regularización voluntaria que les exime de pagar... ¡hasta el 75% de la deuda tributaria! ¡Manda más webs! ¿Cuando fue la última vez que recibí una paralela de Hacienda sugiriéndome a mí que regularizara mi declaración de la renta de forma voluntaria?... Déjenme pensar..... ¡Ah!, Sí.. ¡jamás!, pero es que no todos somos iguales....

Y efectivamente no todos somos iguales. Algunos no nos enfundamos la bandera española sólo para ir al futbol. Creemos en este país nuestro, lo mismo que si fuera una patria. Todo el tiempo. Con el dolor de sus gentes y con sus cada vez menos frecuentes alegrías. Y se nos distingiue muy fácil: para empezar no evadimos capitales y, desde luego, no llamamos a la Selección Española la roja.

Por eso, esta tarde, aunque se apunte el trinufo el gran timonel, yo espero que pierda la roja y gane la española. Porque a mi me gusta el fútbol y me gusta que gane España. Porque los triunfos deportivos son también un poco de todos, mientras no nos creamos que son otra cosa que eso: deporte.

Porque la roja es la de Chile. La nuestra, la de la furia, es símlemente o nada menos que la Selección Española. Y no necesita más colores que los rojigualdas. Y porque cuantos más entendamos - y más pronto lo hagamos -que la roja - este sí - es un invento político-mediático-mercadotécnico del Gran Timonel, un opio real suministrado por el Sistema para perpetuarse, más cerca estaremos de darle una patada en donde la espalda pierde su casto nombre... y empieza el rabo rojo.

Y porque rojas, rojas, ya no quedan. Sé que algunos pensarán que quedan la Pajín y la Aído, pero si esas son rojas, yo soy bombero torero.

¡Aupa España!

6 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Yo también estoy en contra de todo el dinero que mueve el fútbol, pienso que eso lo único que ha provocado ha sido la pérdida de pasión por el deporte en detrimento de una vulgar comercialización.
Como llevo diciendo unos cuantos días, hay que ser español en todo momentos y cada día, no solo cuando juega la Selección (que así la he conocido yo de siempre, no eso de "la roja").
¡Hay que ver que irónico es que los mismos que gritarán hoy "yo soy español, español, español..." seguro que me llamarán "facha" dentro de un mes, cuando ya no haya fútbol!...

Apañó dijo...

Amunt Espanya!

lindo pulgoso dijo...

¿y quien tiene que ganar dolosamente?.¿la azurra, o mejor la oranje?

Martín Ynestrillas dijo...

Dolosamente espero que ninguna; dolorosamente cualquiera que se enfrente a nuestra selección, y en todo caso nunca la roja; porque la nuestra, como ha quedado perfectamente claro en el artículo que, naturalmente, no te has leído, no es "la roja" (invento de Zapatero)sino la Selección española y, de cualquier modo esl día de este partido la roja era Chile. Nosotros éramos la azul, peo ya digo que si no se lee no se puede llegar a entender. Inténtalo, aunque te cueste trabajo.

p.D: insisto: ¿has mirado la definición de memo en la RAE?

lindo pulgoso dijo...

Pues a mi me parece que se llame roja i gual da, no ?

Martín Ynestrillas dijo...

y gualda, efectivamente. Touché!