jueves, 24 de junio de 2010

Cosas que leo en internet

Leo en Patriotas.es un comunicado remitido por la Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y por la Plataforma 2003 en la que ambas, al unísono, se pronuncian acerca de la actual situación de la Basílica.

He dudado, pero no he podido evitar realizar un comentario que reproduzco aquí, porque creo que tengo la obligación moral de señalar los múltiles errores de los que somos - en distinta medida - responsables todos y cada uno de los que nos consideramos patriotas y lo sentimos de una forma particular.

La plataforma 2003 ha realizado un trabajo editorial, recopilatorio y de clasificación de textos, referencias y elementos de doctrina falangistas, verdaderamente encomiable. Su sitio en internet y sus enlaces ponen al alcance de cualquiera que tenga interés, la práctica totalidad de lo que hoy es necesario para entender a La Falange, sus postulados, sus propuestas, sus hombres y su tiempo. Igualmente la Hermandad de la Santa Cruz ha hecho, en algunos aspectos, una importante tarea doctrinal, educativa y docente, así como de difusión, en relación con el Valle de los Caídos también encomiable; pero eso no resta un ápice de responsabilidad al silencio "prudente" al que alude su comunicado, y que, como en otras ocasiones - de las que todos en distinta medida somos culpables - se convierte en silencio doloso y desgraciadamente, culpable. Un dolo y una culpabilidad a la que no escapamos ninguno - insisto - mientras no materialicemos nuestra actitud pasiva y espectante en otra activa y militante en defensa de nuestros valores, nuestra historia y nuestra civilización.

Así pues, no sabe como siento, don Luis Suárez y toda la Hermandad y - por extensión - la Plataforma, que hayan tardado tanto tiempo en pronunciarse al respecto, con tanta corrección política de plañidera y tan poca intensidad.

Ni la comunidad benedictina ha sido ejemplar, ni el silencio de su plataforma ha sido responsable, ni el monumento se puede separar de su enome carga politica, ni én sí, les preocupa una higa, ni la únca razón para su cierre es la Santa y enorme Cruz, ni a los españoles se les puede hurtar que la verdadera, la intolerable razón es que allí reposan los cuerpos, no sólo de miles de asesinados por los rojos y combatientes de ambos lados sino - y sobre todo - los restos mortales del que fuera jefe del anterior gobierno y los del fundador de la Falange, nuestro venerado José Antonio Primo de Rivera.
Es, precisamente, la actitud acomodaticia, prudente, silenciosa y vaga de la que, durante esos 30 años de supuesta tranquilidad y posteriores, hemos hecho gala; esa época en la que no se ponía un duro del presupuesto para conservación y restauración, en la que se pretendía la entrada y salida a hurtadillas para no despertar a la bestia y en la que se pedía la desaparición de todo simbolismo político, como si los allí sepultados fueran víctimas de la gripe o de la viruela, con tal de que "no nos cerraran el Valle", el que ha permitido con absoluta claridad, el estado de cosas actual.

Son esas supuestas negociaciones ocultas y "prudentes" que no se podían alterar, las máximas responsables, junto con la bilis que recorre las venas del socialcomunismo militante del actual gobierno de la revancha, el rencor y la tergiversación, las que han hecho que la Ley de Memoria Historica haya entrado hasta la cocina en el Valle, que hayan tapiado los mosaicos de la cúpula, que hayan derribado a mazazos el manto de La Piedad y se mantenga cerrado a cal y canto el lugar de culto, mientras se debate el destino de los incómodos cadáveres y se trata de convertir el templo en un centro de re-interpretación de la Memoria Histórica versión marxista.

Llegan tarde señores, muy tarde. Tan tarde que quizá ya sea demasiado tarde. Aún así, bienvenidos si es para ponerse a trabajar e impedir tropelías y abandonar la corrección y prudencia políticas que el enmigo de nuestra civilización no tiene.

7 comentarios:

Beatriz dijo...

Soy mucho mas respetuosa de lo que tu has sido, Martin Ynestrillas.

Menos patriotería alicorta: Respuesta a Martín Ynestrillas

www.plataforma2003.org

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Martín Ynestrillas dijo...

Siento, Beatriz, que no sepas encajar una crítica colectiva - en la que me incluyo a mi mismo en lo individual y a todas las organizaciones, en general - dirigida, por cierto, a la Hermandad, mucho más que a la Plataforma. Pero mucho más siento, sin duda, que para poder respoder con tanta acritud, primero hayas tenido que cercenar mi texto, en donde antes de criticar a toda el área patriótica, en general y a la Hermandad, en concreto, hacía una reflexión acerca de la labor de la Plataforma y de la Hermandad. El texto que se puede leer íntegro aquí, pero no en tu página, no puede ser más claro. La crítica, como digo se refiere a la Hermandad y - por extensión - a la Plataforma porque, expresamente, dice la Plataforma asumir y estar de acuerdo plenamente con el contenido. Veo, por tu respuesta airada, que no podía ser más acertada la crítica a todos, pero veo también que tenemos conceptos distintos acerca del respeto. Al menos en esta página se puede opinar. En la tuya, tras cortar el texto, no. En todo caso, si alguna vez vuelves a leerlo en su integridad y sin animadversión y comprendes lo que quiero decir, me alegraré mucho. No es mi intención establecer una polémica entre camaradas, sino reflexionar en voz alta. Vuelve cuando quieras.

Beatriz Aviles dijo...

Martin:

Me hace mucha gracia eso de "crítica constructiva", parece que tirabas a dar, que quieres que te diga. No te he respondido con acritud, ni mucho menos, pero me molesta que en el nombre del "patriotismo" se tergiverse de esa manera.

Te incluyo el comentario que he metido en la web de "patriotas". Y espero verte algun sabado o domingo en la Misa de las 11 en el Valle.

Esto es mi ultimo comunicado en "patriotas"

Pues si, he dudado que se publicara el comentario por lo que me pasó en el blog de Ynestrillas, que me fue imposible despues de dos intentos. Por eso he dudado. Y tambien al ser Martin columnista de esta web. Me alegro haberme equivocado. En cuanto a lo que os haceis eco de nuestra web, y contais en la vuestra, la verdad no estoy muy al tanto, debido al trabajo. Disculpame.

Vamos a lo segundo.

Reproducis el siguiente texto que dices que “no ha sentado nada bien a Plataforma 2003″ y que escribe Martin Ynestrillas en su blog:

“La plataforma 2003 ha realizado un trabajo editorial, recopilatorio y de clasificación de textos, referencias y elementos de doctrina falangistas, verdaderamente encomiable. Su sitio en internet y sus enlaces ponen al alcance de cualquiera que tenga interés, la práctica totalidad de lo que hoy es necesario para entender a La Falange, sus postulados, sus propuestas, sus hombres y su tiempo. Igualmente la Hermandad de la Santa Cruz ha hecho, en algunos aspectos, una importante tarea doctrinal, educativa y docente, así como de difusión, en relación con el Valle de los Caídos también encomiable; pero eso no resta un ápice de responsabilidad al silencio “prudente” al que alude su comunicado, y que, como en otras ocasiones – de las que todos en distinta medida somos culpables – se convierte en silencio doloso y desgraciadamente, culpable. Un dolo y una culpabilidad a la que no escapamos ninguno – insisto – mientras no materialicemos nuestra actitud pasiva y espectante en otra activa y militante en defensa de nuestros valores, nuestra historia y nuestra civilización”.

Y os contesto: Muchas gracias por el reconocimiento a la labor editorial y a nuestra web… Se agradece, ya que se hace con el esfuerzo de todos nuestros asociados y sin ninguna subvención ni apoyo exterior. Pero no te entiendo, sinceramente, Martin Ynestrillas, primero nos das un poco de vaselina… nos dices los buenos que somos por la labor editorial por el sitio en internet, por la clasificacion de documentos, referencias y doctrina falangista, -repito, muchas gracias- y luego.. zas nos das un palo que no entiendo, que no nos merecemos… y que no tiene razon de ser… hablas de un silencio “prudente” que supuestamente hemos mantenido sobre el Valle de los Caídos ¿que silencio es ese? Te he demostrado que no hemos tenido ningun silencio, ni “prudente” ni “imprudente” no lo ha habido, porque desde nuestra web hemos estado informando y nos hemos mojado desde el primer momento dando a conocer la situación del Valle de los Caídos. Tambien os equivocáis diciendo que yo creo que hacer eso es suficiente. No nos hemos limitamos a eso. ¿Entonces? ¿Que más se puede y se debe hacer, y que es fundamental y que venimos haciendo, en la medida de nuestras posibilidades: Asistir a las Eucaristías de las 11 de la mañana en el Valle, a diario y los sábados y domingos, -siempre en la medida de nuestras posibilidades-, repito, y demostrar a la Comunidad Benedictina que no están solos, y ponernos a sus órdenes y rezar. Eso es lo que hemos hecho y seguiremos haciendo, -os invito a que vengáis algún día- porque yo, al menos, sinceramente, no creo en hacer “sentadas” ni en “encerrarse en el valle ni en cosas de ese tipo que os he oído en alguna ocasión.

Martín Ynestrillas dijo...

"La Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, asociación civil nacida en 1984, ha venido manteniendo un prudente silencio durante estos meses, para no verse mezclada en el fragor de las informaciones en los medios, especialmente en Internet, en muchas ocasiones contradictorias y políticamente sesgadas, ni interferir en las negociaciones que pudieran estar desarrollándose a otros niveles. Pero tampoco queremos que este silencio responsable se pueda interpretar como desinterés o como sumisa aceptación de los hechos que se vienen sucediendo."

Veo, Beatriz, que no sólo sigues sin entender nada, sino que además no lees ni las cosas que publicamos los demás ni, lo que es peor, las que publicáis vosotros mismos.

El texto que acabo de incluir es el que encabeza la nota de la Hermandad que ha generado esta polémica y que habéis publicado en la Plataforma porque, según decís, "lo suscribimos expresamente, como si fuera nuestro. A pesar de que ya es conocida nuestra afinidad con dicha Hermandad, Plataforma 2003 manifiesta su absoluta adhesión a dicho comunicado".

Por tanto, Beatriz, la respuesta al prudente silencio os la tenéis que dar vosotros mismos, pues a esa referencia es a la que yo me he referido también.

Pero lo más triste es que no hayas sabido interpretar lo que de "crítica colectiva" (yo he dicho colectiva, Beatriz, no constructiva, aunque, por supuesto, constructiva también lo es) tenía el artículo.

El matiz es importante por cuanto incluye autocrítica - muy conveniente de vez en cuando - y alcanza, por tanto, a todos nosotros y no solo a Plataforma o a la Hermandad: "errores de los que somos - en distinta medida - responsables todos y cada uno de los que nos consideramos patriotas y lo sentimos de una forma particular", digo yo en el artículo que no te has leido.

No se trata, pues, de tirar a dar a nadie en concreto, sino a todos nosotros en general y concienciarnos de que, por mucho que tu creas lo contrario, rezar no bastará, aunque sin duda ayudará mucho.

No puedes olvidar que esta batalla ni es laizante ni es arquitectónica (al menos no únicamente) sino fundamentalmente política. Y a ello hay que darle una respuesta política.

No creo que me hayas oido a mi hablar de sentadas y cosas similares, símplemente porque no las he dicho, pero he de reconocer que, a diferencia tuya yo sí creo que junto al frente religiso y de oración, junto al frente arquitectónico y junto al frente jurídico, hay que mantener un frente de acción política. Y desde luego no descarto cualquier acción encaminada a impedir su destrucción y no sólo su cierre. Yo sí te invito a que participes en este frente, porque te aseguro que rezar ayuda, insisto, pero Dios no va a hacer nada que nosotros no hagamos antes, símplemente porque no lo mereceremos.

Por último, no hace falta que me invites, en cambio a subir al Valle. Yo me casé allí. Subo con cierta frecuencia y los restos de mi abuelo reposan entre los mártires de Paracuellos que allí se encuentran.

Cada uno elige el frente en el que quiere trabajar. Yo lo hago en casi todos y respeto que tú hagas lo mismo si con ello no pretendes dar a entender que el que no vaya los fines de semana es un "patriota alicorto", tal y como me calificaste con tu peculiar sentido del respeto. Yo, Beatriz - vuelve a leer el texto -no descalifico a nadie; Lo que cuestiono, justamente, es el "silencio prudente". Nada más.

falangista dijo...

Solamente con decir que la comunidad benedictina no ha sido ejemplar.... vas servido. El ejemplo nos lo das tu ¿verdad? día a dia. Vengo hombre, dedicate a otra cosa que a molestar Ynestrillas. ¿de verdad no tienes otra cosa que hacer?

Martín Ynestrillas dijo...

¿Que sabes tú de mi día a día, anónimo "falangista"? ¿Por qué te molesta tanto la autocrítica? ¿Por qué no expresas una opinión o me pides la mía acerca de la comunidad benedictina? ¿A quién molesto y por qué, en tu opinión? Tengo muchas cosas que hacer y en la medida que puedo, las hago, aunque no gusten. Es fácil criticar mis artículos o mis opiniones, porque van claramente firmadas por mi. Y si resulto un ejemplo o todo lo contrario, es una consecuencia de ello, precisamente, aunque no lo busco, desde luego. Lo que sí te puedo decir es que soy capaz de argumentar y de cambiar de opinión cuando alguien me razona. ¿y tú?