lunes, 21 de junio de 2010

2ª Parte de la edición nº 42 de LGE: Verdades como Puños, La Reforma Laboral



Y como lo prometido es deuda, publicamos a continuación la segunda parte del programa número 42 de La Gran Esperanza, correspondiente a la tertulia "Verdades como puños", que con Carlos Rodríguez, Jefe Nacional del Sindicato Trabajadores Nacional Sindicalistas (TNS), Manuel Andrino, Jefe Nacional de FE-La Falange y Marisa López Alonso, Secretaria de Acción Política de FE-La Falange, añadidos al coordinador del programa, Carlos Chinchilla y a mí mismo, dedicá buena parte de su tiempo al anuncio y entrada en vigor de la denominada Reforma Laboral.

Wikio

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se nota que en la Falange la mujer va ganando peso .

Anónimo dijo...

Me alegra comprobar que la mujer, en La Falange, tiene cada vez mayor peso específico.

Buñuelo de viento dijo...

Pero mucho, mucho, mucho... ¡¡Peso pesado!!

Anónimo dijo...

Hombre, siempre tuvo bastante peso,pero se aprecia que ha cogido algo más...

Martín Ynestrillas dijo...

Esto es lo que me gusta a mí de la libertad de expresión, del debate político, de la confrontación de pareceres: que le dejas a los demás expresar su opinión por ver si son capaces de rebatir tus argumentos o manifestarse en contra de lo dicho por ti y, como no pueden porque, entre otras cosas ello requiere de un esfuerzo intelectual que está sólo al alcance de personas formdas, educadas y capaces y sobre todo, porque se averguenzan de que sean precisamente los falangistas los que defiendan postulados y argumentos que debieran defender ellos y sus organizaciones cloaca - y no lo hacen - pues se recurre al insulto zafio, a la característica personal, al más gusto de reirse de las personas por si les falta un ojo, si son cojos y si tienen sobrepeso. Es, sin duda, una magnífica medida del nivel moral, intelectual y político de sus autores.

Marisa López Alonso. dijo...

Nada Martín, no te preocupes, que no tengo ningún problema ni por ser mujer, ni por ser falangista, ni por mis kilos, parece que son otros los que lo tienen con el poco peso de sus neuronas.
Saludos cordiales anónimos!!!

la perdiz dijo...

Pues está claro que vuestras neuronas y vuestros argumentos no tienen peso, si lo sabrá...